SELECCIÓN | AMISTOSO / GUINEA ECUATORIAL - ESPAÑA

“Los jugadores se han inhibido”

Del Bosque admite que los suyos se echaron muy atrás ante un planteamiento “agresivo” de la selección ecuatoguineana

Xabi Alonso se retira lesionado
Xabi Alonso se retira lesionadoVALENTINA LIZARD / AFP

“¿El presidente? ¿por qué va a venir el presidente Obiang al partido?”, se preguntaba el policía encargado de revisar los bártulos de los enviados españoles a Malabo, tres horas antes del inicio del encuentro. En efecto, Teodoro Obiang no apareció finalmente por el estadio, aunque su figura resulta omnipresente en la ciudad, por el seguimiento que le dedican en los informativos de la televisión pública y en todos los periódicos que se editan en la capital guineana.

Las dudas sobre la presencia de Obiang en el encuentro se acabaron cuando el balón echó a rodar. Y entonces España descubrió que los futbolistas rivales habían planteado un encuentro de pierna fuerte. Algo que el seleccionador español, Vicente del Bosque, se encargó de remarcar después del partido. “No nos han dejado jugar. Han sido un equipo agresivo, que nos ha incomodado mucho. Los jugadores se han inhibido un poco y nos hemos echado muy atrás. Nos hemos frenado en la disputa del balón”, soltó el técnico, un discurso a mitad camino entre el tirón de orejas a sus futbolistas y el lamento por el comportamiento de los chicos de Guinea. Y eso que España acabó cometiendo más faltas: 15, por 12 recibidas. “Su juego nos ha frenado”, reiteró Del Bosque; “queríamos jugar al fútbol y ellos con su actitud no nos han dejado. No digo que haya sido con violencia, sino con su actitud”.

“Queríamos jugar, pero no nos han dejado. Nos hemos frenado en la disputa del balón”

Fue el cierre a un encuentro por lo demás festivo, con 15.000 espectadores en las gradas y muchísimos más fuera del estadio, estos con la única intención de ver pasar al equipo español en su autocar, camino del encuentro, un verdadero acontecimiento social para los ecuatoguineanos.

Funcionó la reventa en el estadio. Y aunque miembros de la oposición aseguran que el gobierno ha pagado por la visita de los campeones del mundo a Malabo, miembros de la Federación España de Fútbol lo niegan rotundamente. “La federación guineana se hace cargo de la estancia, sólo eso”, admitió Jorge Pérez, secretario general de la federación, que habló con el Consejo Superior de Deportes antes de cerrar el acuerdo.

Aficionados ecuatoguineanos en las gradas
Aficionados ecuatoguineanos en las gradasEFE

Durante la estancia en Malabo, que apenas ha durado dos días, la Federación, con Angel María Villar, el presidente, a la cabeza, evitó cualquier tipo de contacto con Obiang, que no apareció por el estadio. La hinchada celebró entonces cada acción y despidió a Bodipo en su última cita con los suyos.

España enfiló luego camino a Johanesburgo, donde el martes se enfrentará a Sudáfrica, cumpliendo la promesa que en su día hizo el presidente Villar de volver al lugar donde La Roja ganó el Mundial de 2010. En el viaje está previsto que una delegación de la federación visite Potchefstroom con la copa del mundo, para agradecer a las autoridades locales el trato recibido en su estancia el verano de hace tres años, durante la disputa del Mundial. La selección disfrutará en esta ocasión de un ambiente más calmado que el que le ha rodeado en Guinea.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50