Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de motoclicismo 2013

El primer asalto es para Rins

El joven aspirante al título comanda la primera línea de parrilla, que completan Salom y Viñales, los otros dos aspirantes al título de Moto3

Alex Rins, durante la sesión de clasificación del GP de Valencia
Alex Rins, durante la sesión de clasificación del GP de Valencia REUTERS

Fue una sesión de lo más normal. Rins tomaba la delantera desde el inicio, como si tratara de templar los nervios que le atenazan a golpe de vuelta rápida. Viñales, constante y regular, sin demasiados aspavientos ni excentricidades este curso, corría como lo ha hecho durante todo el año, sin cometer errores, sin destacar más de la cuenta, ni para lo bueno ni para lo malo. Salom, la tranquilidad en persona desde que se encontró por el camino a Aki Ajo, su jefe de equipo, iba a lo suyo, algo más lento que sus rivales (un segundo, que en motos es bastante) para ir mejorando poco a poco y, en los últimos 15 minutos, pelear con aquellos por la pole, el primer asalto de un fin de semana que se prevé excitante. Y, como en la mayoría de los sábados vividos hasta ahora, fue Rins el que se llevó el gato al agua. Ya suma ocho pole position este año, su segundo curso en el Mundial.

Saldrá desde la primera posición de la parrilla en el domingo más importante de su, de momento, corta trayectoria deportiva. Pero sabe que nada será fácil. Rins (17 años) tendrá a sus dos rivales por el título de Moto3, separados por escasos cinco puntos de diferencia en la clasificación general, bien cerquita, en la misma primera línea que él comandará. Al líder del campeonato, Salom (22 años), lo tendrá a la derecha. Y al lado de este estará Viñales (18 años), el segundo clasificado.

Pocas sorpresas de inicio para una carrera que promete espectáculo, pues no admitirá más errores de los aspirantes. Dos de ellos, Salom y Rins, cayeron en la última prueba, en Japón, lo que reactivó las opciones del tercero en discordia. Llegados a tierras valencianas los sustos llegaron la mañana de este sábado: tanto Salom, como Rins, otra vez, tuvieron problemas mecánicos con sus KTM y no pudieron aprovechar bien la última sesión libre. Aunque aquello no parece haberles pasado factura. Durante la sesión de clasificación los tres fueron tan competitivos como lo han sido todo el año. Y ahora se jugarán el Mundial a una victoria, la última. La suerte está echada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información