Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de motoclicismo 2013

Rins, el más listo de la parrilla

El español suma su sexta victoria por delante de Viñales y Salom y ya está a solo cinco puntos del mallorquín

Àlex Rins celebra su triunfo en Australia.
Àlex Rins celebra su triunfo en Australia. REUTERS

"Mañana ganará el más listo”, avisó él, con cara de pocos amigos tras una sesión de clasificación en la que terminó en quinto lugar. No le había ido demasiado bien el día. Y aunque Luis Salom, líder de Moto3, no tiene un pelo de tonto, fue él, Àlex Rins, el más listo de la parrilla, el que se llevó la victoria en el circuito australiano. Fue una carrera magnífica, por reñida, un sprint que se corrió en grupo, una copiosa selección de pilotos que se la jugaron en las primeras dos curvas a cada vuelta, y también en la bajada de Luky Heights, muchos candidatos a subirse al podio, por mucho que terminaran allí arriba los tres de siempre.

El orden esta vez: Rins, Viñales, Salom, acerca al primero, el más joven, al liderato que trata de defender con uñas y dientes el mallorquín, al que esta vez no le funcionó la estrategia de la última vuelta. No le valió en Australia aquello de mirar los toros desde la barrera para dar la estacada final en las últimas vueltas. Aunque salvó un tercer puesto vital para llegar a Valencia, previo paso por Japón, con las opciones intactas de título. El problema es que con los despistes acumulados en la segunda parte de la temporada ha dado alas a todo un talento de 17 años, que se creyó descolgado de la pelea por el campeonato cuando se cayó en Jerez. Pero su regularidad, su constancia y las cuatro victorias que ha sumado desde entonces (ha ganado seis en total) convierten a Rins en un candidato con muchos boletos para dar la campanada.

Este domingo en Australia el piloto del equipo de Emilio Alzamora venció a Viñales en la última vuelta. Por su perspicacia y, también, por la potencia del motor de su pequeña KTM, que cazaba a la del chico de Roses con tremenda facilidad al final de la recta. No perdió en ningún momento Rins el contacto con el líder del grupo –grupo que empezó siendo de 18 pilotos y que a cada vuelta era algo menos extenso– y terminó completando el ataque al liderato con un adelantamiento a final de recta, con facilidad, lo mismo que su compañero Àlex Márquez (finalmente cuarto), que también cazaría a Viñales en ese punto. Aunque el piloto del equipo JHK volvió a recuperar los metros perdidos en la bajada de Luky Heights, zona que bordaba con maestría.

No existe el vértigo para los que quieren ser campeones del mundo. No lo tiene Viñales. Y menos Rins. Persiguió el primero al segundo en los últimos metros de carrera por la zona rápida del circuito isleño, pero no lo cazó, ni siquiera por aspiración en la recta. Se quedó a escasas tres milésimas. Y ve alejarse sus opciones de título un año más. Ha aspirado a él desde el año de su debut en Moto3, en 2011. Y siempre ha terminado tercero, la posición que ocupa ahora mismo. El primer año le faltó experiencia, el segundo le sobró una rabieta y este solo le falta motor. Mejor equipados llegan a las últimas dos carreras de la temporada Salom y el más listo de la parrilla, Rins, que pelearán por el cetro de Moto3 hasta el último suspiro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.