Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marta, un regalo envenenado

El CSD intentará devolver el expediente por dopaje de la senadora a la federación de atletismo, que se niega a decidir

Marta Domínguez, tras declarar en la Operación Galgo, en 2010. Ampliar foto
Marta Domínguez, tras declarar en la Operación Galgo, en 2010.

En junio pasado la federación española de atletismo recibió un regalo envenenado por parte de la IAAF, la internacional. Ahí tenéis, le dijeron desde Mónaco al presidente, José María Odriozola, todos los documentos del pasaporte sanguíneo que para nosotros prueban que vuestra mejor atleta, Marta Domínguez, se ha dopado desde hace años: proceded.

Tres meses después, según informó ayer El Mundo, la federación española ha cogido todos los papeles que podrían validar una sanción de dos años como mínimo para su atleta bandera y se los ha remitido a la Comisión Nacional Antidopaje, dependiente aún del Consejo Superior de Deportes (CSD), con una nota aclaratoria: no sabemos qué hacer con esto, es un tema muy complejo que se nos escapa, no podemos ni sancionar ni eximir, decidid vosotros. Pero el CSD, que recibió los papeles el 27 de septiembre, y los califica como “papelón”, no parece muy dispuesto a aceptar el regalo envenenado, y no por miedo a sancionar a la atleta, y senadora del Partido Popular, sino porque no cree que tenga competencias para ello. Y si entraran a sancionar en el CSD sin competencias, todo podría acabar en un procedimiento nulo.

El CSD cree que no tienen competencias para el expediente enviado por atletismo

La directora general de Deportes, Ana Muñoz Merino, responsable de la Comisión Nacional Antidopaje, ha solicitado un informe a la Abogacía del Estado para fundamentar la falta de competencias de su organismo. Ello no obsta para que desde el CSD se abran vías de solución y colaboración para ayudar al comité de la española, desbordado por la complejidad del caso. Así, el CSD hablará con la IAAF y con la federación española, en la que la internacional ha delegado el expediente, para llegar a una rápida y satisfactoria resolución del embrollo.

El laberíntico, y fangoso, mundo de competencias, comités y tribunales, ha sido ya muy transitado por Marta Domínguez, que ha salido indemne de su implicación en la Operación Puerto, pese a que existen documentos que prueban que Eufemiano Fuentes fue su médico y que Urco se llamaba su perro de la misma manera que una bolsa de sangre estaba identificada con ese nombre. En este terreno se mueve con habilidad el abogado de la atleta, José Rodríguez, especialista en asustar a los comités de disciplina con cientos de folios de ininteligibles estudios científicos en inglés para demostrar la debilidad de las acusaciones. En el caso de dopaje por pasaporte sanguíneo, que reposa siempre en la opinión de expertos que toma valor de prueba objetiva, se pueden multiplicar hasta el infinito estos estudios, que desbordan la capacidad de asimilación de cualquier comité compuesto por abogados. “Con estos movimientos”, señalan fuentes de la lucha antidopaje que recuerdan también la peripecia del caso Contador, “los abogados pretenden tanto abrir el abanico de posibles instancias a las que recurrir como transmitir a la sociedad la sensación de que siempre hay gato encerrado y de que finalmente toda sanción es injusta”.

Decida lo que decida el CSD, decida lo que decida la federación si el expediente le llega de vuelta, el caso acabará dando tumbos por diferentes tribunales. Si España no sanciona a la atleta, la IAAF recurrirá al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS); si la sanciona, Domínguez, ya prácticamente retirada, podrá recurrir ante el mismo TAS o ante tribunales de lo contencioso españoles, no tanto por evitar una sanción que no afecta a su futuro como atleta, sino para defender el honor de sus conquistas. O las mismas conquistas incluso, pues la sanción podría llevar aparejada la pérdida de la medalla de oro en los 3.000m obstáculos de Berlín 2009.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información