Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La suerte del Oracle

A los norteamericanos les ha salvado la campana, cuando el comité de regatas anuló la decimotercera prueba

El Team New Zealand, ante el Golden Gate Bridge. Ampliar foto
El Team New Zealand, ante el Golden Gate Bridge. AFP

Al norteamericano Oracle le ha salvado literalmente la campana, cuando el comité de regatas anuló la decimotercera prueba de la Copa America, con el Team New Zealand a un par de minutos de cortar la línea de meta, y el norteamericano a casi una milla de su popa. Pero el reglamente es el reglamento y se habían cumplido los 40 minutos de tiempo máximo previsto.

Esta regata anulada se disputó con poco viento, en torno a los nueve nudos de intensidad y mostró una apabullante superioridad del barco neozelandés, que se distanció de manera escandalosa de su rival. Si hubiera podido completar la regata en tiempo, le faltaron un par de minutos, el Teal New Zealand se habría adjudicado la ansiada Copa América.

Pasado unos minutos de la anulación y ya con algo más de viento, aunque inestable en intensidad y dirección, se dio de nuevo la salida a la décima tercera prueba de la serie, y las tornas cambiaron absolutamente. Con viento de unos 13 nudos de intensidad, el que se mostró intratable fue el Oracle, que pasó de derrotado a triunfador y ganó con autoridad la prueba, apuntándose su tercera victoria y salvando, de esta manera la segunda bola de partido.

Un par de aciertos tácitos, o errores de la tripulación de Nueva Zelanda afianzaron la ventaja del Oracle

El barco norteamericano se mostró más inspirado en la táctica de regata, lo que le permitió beneficiarse varias roladas de viento y algunas rachas de mayor intensidad, de tal manera que en la primera popa adelantaron a los kiwis que habían ganado la salida. Un par de aciertos tácitos, o errores de la tripulación de Nueva Zelanda afianzaron la ventaja del Oracle que consiguió una cómoda victoria lo que le permite seguir vivo una jornada más en esta Copa América.

Los chicos de Larry Ellison saben que solo les vale ganar para seguir vivos en esta 34 edición de la Copa América. En ello les va el prestigio, la honrilla y seguro que un buen “bonus” por parte del dueño del equipo, el gurú de la informática y la cuarta fortuna de los Estados Unidos de Norteamérica.

El Comité de regatas aplazó la segunda prueba del día a la siguiente fecha, con lo que el alcalde se San Francisco está consiguiendo que La Copa se dispute también en este fin de semana, lo que proporciona más notoriedad y dinero a la ciudad californiana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información