Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristiano no tiene precio

El Madrid improvisa un acto para escenificar la renovación del luso hasta 2018 ● Ninguna de las partes cuantifica el nuevo contrato, cercano a los 21 millones netos anuales, según varias fuentes

Cristiano Ronaldo, durante el acto de renovación. AP

Con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, a su izquierda, Cristiano Ronaldo, de 28 años, firmó la renovación que le convierte en el jugador mejor pagado del mundo. El nuevo contrato le une a la entidad de Chamartín hasta 2018 a razón de una cifra cercana a los 41 millones de euros brutos, que suponen unos 21 netos por curso —su vinculación anterior se prolongaba hasta 2015—, y el portugués tendrá entonces 33 años.

Si hace unas semanas el club no dio transparencia a las cifras del fichaje de Bale, tampoco oficializó las de CR. Preguntado si superaba a Ibrahimovic, hasta ahora el mejor remunerado con los 17 millones que recibe del PSG, Cristiano no confirmó ese liderazgo monetario que ahora ostenta. “En la vida hay cosas más importantes que el dinero. Es importante, sí, pero no la prioridad. La prioridad es estar en el mejor club del mundo, si soy el primero, el segundo o el tercer mejor pagado no es importante”, dijo el jugador, tez y sonrisa brillantes, en vaqueros, americana y corbata azul oscuras, y gafas de pasta. Florentino Pérez habló antes, pero en su caso no hubo turno de preguntas. “Estamos aquí para comunicar personalmente lo que durante estos últimos meses aficionados de todo el mundo reclamaban y pedían, como era su renovación”, afirmó el presidente en un acto con aire de improvisación.

La firma de la renovación tenía dos fechas reservadas, la de este domingo, o el próximo jueves, la cual había cobrado fuerza en los últimos días. Todo se precipitó durante el mal partido del Madrid ante el Villarreal. En el transcurso del encuentro, Florentino Pérez ordenó que el domingo por la mañana tuviera lugar el acto, para el que se convocó a la prensa apenas tres horas antes. Jorge Mendes, representante de Cristiano, llegó por la mañana a Madrid y los medios de comunicación fueron avisados mediante correos electrónicos urgentes, llamadas telefónicas e incluso de ambas formas para asegurar su presencia. La rúbrica puso fin a una larga negociación en la que presidente y jugador no han parado de mirarse de reojo durante los últimos meses, midiéndose gestos y declaraciones en una relación más agrietada de lo que puso de manifiesto el discurso y los abrazos que ambos representaron ante los medios. Cristiano ha elegido seguir en el Real Madrid, pese a que contaba con ofertas superiores. El Manchester United llegó a ofrecerle una prima de fichaje de 50 millones de euros y 17 millones netos. En el club inglés había dirigentes que pensaban que su regreso era una posibilidad real, pero Cristiano se siente feliz en la ciudad, con lo que supone jugar en el club y con el público del Bernabéu. Mendes, que ha sido el más incisivo para que su cliente alcanzara el escalón monetario más alto del fútbol mundial, llegó a ponerle encima de la mesa esas ofertas superiores a la vez que le recordaba que quizá en otros clubes no tendría los problemas que ha tenido con la presidencia. En las últimas semanas, la negociación se aceleró.

Deportistas de equipo mejor pagados

Esta es la lista Forbes, actualizada con el nuevo contrato de CR.

1. Aaron Rodgers (quarterback de los Packers): 32,3 millones

2. Drew Brees (quarterback de los Saints): 30,12.

3. Joe Flacco (quarterback de los Ravens): 27.

6. Fernando Alonso y Kobe Bryant: 21.

8. Cristiano Ronaldo: en torno a 21.

“El público del Bernabéu es único. No sólo en el estadio, también en la calle. Siempre ha demostrado que les gusta mi manera de jugar, de ser. Y la manera en la que contribuyo dentro del campo. Eso fue un factor extremadamente importante para mí porque cuando te sientes respaldado por los compañeros, el presidente y los directivos además de la afición es más fácil tomar la decisión”, afirmó el futbolista. Cristiano ha llegado a la conclusión de que ningún club le daría tanta dimensión a sus éxitos como el Madrid. De ello parece estar muy convencido.

Todo acuerdo es una confluencia de intereses y en este ha pesado más la recíproca necesidad de seguir juntos que club y jugador tienen que las relaciones personales entre los dos grandes protagonistas. A Florentino Pérez la renovación de Cristiano le permite mantener ese proyecto mixto en el que se entremezclan lo deportivo y lo económico. Con Cristiano, Pérez y el Madrid también se aseguran durante el próximo lustro que el equipo estará en condiciones de pelar con garantías por los grandes títulos con un futbolista cuyo registro de 204 goles en 203 partidos es extraordinario. También le permite contar con el que, junto a Messi, es el gran icono mediático del fútbol mundial para las cuestiones que tienen que ver con la explotación de la marca Real Madrid por todo el planeta. Ante el socio, la continuidad de Cristiano también refuerza esa imagen del presidente al que no se le resisten las grandes figuras.

En la vida hay cosas más importantes que el dinero, hay otras prioridades”

Después del enfrentamiento de septiembre del año pasado, cuando el jugador aireó su tristeza porque no se sentía respaldado por el club, y el presidente le invitó a marcharse si conseguía traer el dinero suficiente para fichar a Messi, la renovación de la estrella madridista se convirtió en una empresa tan capital para la estrategia diseñada en los despachos como complicada por la tirantez existente. Cristiano, dolido por aquella conversación, no quiso ejercer de baza electoral en el proceso que terminó con la reelección de Pérez sin necesidad de pasar por las urnas porque no hubo más candidatos. En sus palabras, Cristiano tuvo un tono conciliador: “Todos nosotros tenemos nuestros días buenos y malos. Ese día estaba triste, pero es normal y humano. No debería haberlo dicho, pero no soy perfecto. Cometo errores y ya es página pasada. Ahora me siento bien, ilusionado y con ganas de continuar en este club por muchos años. Estoy en la familia del Real Madrid por los próximos cinco años”.

Cristiano llegó a escuchar ofertas del PSG y del Manchester United cuando no estaba convencido de prolongar su contrato. “A lo mejor pensé jugar en Francia, pero no era algo que me despertara por las noches. Respeto a todos los clubes que han llamado a mi puerta, pero ahora soy feliz aquí”, zanjó.

Más información