Orenga, en la sede de la federación de baloncesto.
Orenga, en la sede de la federación de baloncesto.LUIS SEVILLANO

Juan Antonio Orenga (Castellón, 1966) fue 128 veces internacional como pívot de la selección absoluta, tuvo un paso fugaz como entrenador de Estudiantes y cumplirá pronto 11 años trabajando con las distintas selecciones españolas, los últimos cuatro también como ayudante técnico en la absoluta. En diciembre fue nombrado sustituto de Sergio Scariolo. A partir del miércoles, en Celje (Eslovenia), afronta un reto formidable: dirigir a la selección hacia su tercer título seguido en el Europeo.

Pregunta. Apuesta por una línea de continuidad. ¿Qué le diferencia más de Scariolo?

Respuesta. La estructura del equipo es más abierta que en años anteriores. Hay más jugadores pequeños y es más veloz, utiliza más la presión, tiene más posibilidad de combinar y alternar en el poste bajo. Por lo demás, su capacidad para correr, su defensa agresiva y su estructura son similares.

P. ¿Fue difícil la elección de los jugadores?

R. Fue complicado y eso es bueno. Quiere decir que tenemos muchos jugadores, entre 20 o 30, que están a un paso de estar en la selección. Resultó más complicado por las lesiones. Jugadores que siempre han estado como Pau y Juan Carlos [Navarro] no han podido venir. Es muy difícil porque la elección marca muchas cuestiones en la carrera de un jugador.

P. Lo de Pau y Navarro, lesionados, es muy claro. ¿Qué les dijo a sus jugadores sobre las ausencias de Ibaka, Mirotic y Reyes? ¿Fue muy embarazoso?

R. Simplemente que unos no podían venir por lesión y otros por asuntos personales. No hubo más. Lo que tengo muy claro es que tenemos el mejor equipo que podemos tener. Es el mejor de la competición. Está muy equilibrado. No lo cambiaría por ningún otro. La comunicación con los jugadores es fácil, directa y poseen una capacidad de comprensión táctica enorme. Amistad aparte, se divierten, aparcan los egoísmos por el bien del grupo. Esa generosidad es un rasgo en este equipo, desde una aportación individual máxima. Y además tiene corazón. Eso facilita una cohesión que otras selecciones no poseen. Lo demás no me preocupa.

P. ¿Ve algún paralelismo entre su situación y la de Tito Vilanova cuando relevó a Guardiola en 2012 al frente del Barça más triunfal de la historia?

R. Entiendo que en un equipo que ha obtenido tantos logros como este lo normal es que, con suerte y sin más lesiones, intentemos continuar en esa línea de éxitos, como Tito. Como aquel, sigue la misma inercia, no cambia mucho el estilo, solo con matices. Luego el campeonato te marca mucho. Necesitas que todos estén sanos, que no haya ningún problema y que el día que necesites la suerte esté de tu lado. La suerte siempre marca. Un tiro fallado por Argentina en las semifinales pudo privarnos del título en el Mundial de Japón [2006] y un triple metido por Teodosic en los cuartos cuatro años después en Turquía [2010] nos privó de la lucha por las medallas.

P. Es amigo del presidente de la Generalitat de Valencia, Alberto Fabra, criticado por el dinero que se pagó a la Federación por llevar el amistoso contra Polonia a Castellón en un momento de graves dificultades económicas. Le han acusado de que Fabra buscó una foto con usted.

R. Por buscar una foto no tiene sentido. Tenemos un grupo de amigos y a veces nos vemos. Se buscó promocionar Castellón.

P. ¿Jugaba bien Fabra?

R. Era un buen alero-tirador. Coincidimos en la temporada 1980-1981, en el instituto Ribalta de Castellón.

P. ¿Quién ejercerá de líder en la selección?

R. Tenemos muy claro que el jugador que marca la diferencia por encima de los demás y, dejando claro que todos marcan, es Marc. Hace mejores a todos. Defendiendo llena un espacio enorme. Sin buscarlo, es el que más anota. Es el más líder en este sentido, pero acompañándole a él, todos van a tener sus momentos: Ricky, Sergio, Calderón, Rudy… Todos van a ser esenciales. No dependemos solo de un jugador. Son muchos los que pueden llegar al rescate.

P. ¿Ya tiene un cinco titular?

R. No. No tengo un quinteto titular, más allá de Marc. Tenerlo nos convertiría en un equipo previsible, sería una debilidad. Debemos ser el mejor equipo actuando tal como queremos nosotros y no según deseen nuestros rivales. Queremos ser creativos e imprevisibles, que todos nuestros jugadores puedan estar en el quinteto.

P. ¿El objetivo?

R. Luchar, pelear, competir, dejarnos la piel para ganar el Europeo. Todos tienen el aliciente de ganarnos, porque llevamos dos años superando a todos, y también de clasificarse para el Mundial. Por eso, sabemos que los dos primeros partidos [Croacia y Eslovenia] serán determinantes.

P. Y en cuanto al juego, ¿cuál es su propósito?

R. Queremos que la velocidad sea parte fundamental de nuestro juego, con tiros rápidos, llegando en las contras, jugando bloqueos, metiendo balones en el interior. También queremos un juego creativo en el que nuestros jugadores, dentro de unos esquemas, puedan tomar iniciativas personales y, al mismo tiempo y, lo más difícil, que los demás lo sepan leer y reaccionar de manera correcta.

P. ¿Se limitarán las variantes cuando empiece el Eurobasket?

R. Ya conocemos a los jugadores, pero los partidos de la gira sirven para saber cómo se relacionan, quién cuadra con quién, quién me puede levantar un partido. Eso se va viendo. Una vez en el campeonato, es posible que los partidos nos lleven a realizar rotaciones más largas en minutos, pero me gustaría que fueran igual de variadas y que todos puedan aportar.

No tengo un quinteto titular más allá de Marc. No debemos depender solo de uno”

P. ¿Espera de Ricky un papel tan determinante como el que desempeña en Minnesota?

R. Espero de todos un papel tan determinante como el que juegan en sus equipos, de Ricky, de Llull, de Calderón… En los partidos de preparación se ha visto que cada uno de ellos ha dado un paso adelante en determinados momentos.

P. ¿Cómo cohabitarán tres bases tan excepcionales como Ricky, Calderón y Sergio Rodríguez?

R. Y con Llull, son cuatro. Es una virtud de este equipo. Tiene capacidad de rendir tanto si sale Ricky, como si lo hacen Calderón, Sergio o Llull. Y muchas veces pueden salir dos o más para desarrollar un estilo más abierto. Podemos diseñar y alternar esquemas en los que caben todos ellos. Lo mismo ocurre en la posición de tres y cuatro con Claver, Mumbrú, Aguilar…

Queremos un juego creativo, imprevisible, que la velocidad sea algo fundamental"

P. ¿Rudy seguirá más de tres que como dos?

R. Rudy estará en ambas posiciones. Y podemos jugar con dos bases y Rudy de dos, no de tres. No hay que etiquetar. Lo que tratamos es de buscar espacios. Y si Rudy está en la cancha con Sergio y Calderón, jugará de Rudy, lo mismo que si está, por ejemplo, con Calderón y Mumbrú.

P. ¿Qué espera de Claver?

R. Que siga trabajando, jugando sin más presión que la que todos tenemos. Tendrá su momento para aportar grandes cosas. En defensa puede contener a un jugador interior y en ataque puede actuar tanto dentro como fuera. Espero ver al mejor Claver.

P. ¿Marc es tan altruista que le cuesta ser líder?

R. No. Gracias a esa forma de ser, a su generosidad, a su voluntad de hacer mejores a los demás. A través de su juego y con su ansia de ganar se convierte en un líder y si no, pregunten en Memphis. Es más, los líderes no los eliges, se crean ellos mismos y son reconocidos como tales por sus compañeros.

P. ¿El rebote será uno de los problemas?

R. Puede serlo si no nos concienciamos todos un poco más en ayudar en ese aspecto a Marc, el referente. Los demás interiores deben ayudarle en esa tarea, y también los exteriores como Rudy, que rebotea tremendamente bien durante los campeonatos.

P. Ha entrenado poco en la ACB y lleva ya muchos años en la Federación. ¿Se ve en ese sentido como lo más parecido a Antonio Díaz Miguel?

R. Serán ya 11 años en la Federación. Y como a cualquiera me gustaría parecerme a Díaz Miguel, que marcó la ruta y el despegue del baloncesto en España. Y estuvo 25 años en el cargo... Haber sido jugador y haber vivido con distintas selecciones me ha permitido conocer muy bien a jugadores como Llull, Sergio, Xavi [Rey], luego Claver, Pablo [Aguilar], Ricky más de refilón. Les he visto crecer como jugadores y como personas y eso es importante para mantener una cercanía y un conocimiento y entendimiento máximos.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción