Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kaká: “Me quiero ir del Real Madrid”

El brasileño pide al club “facilidades” para cambiar de aires y aboga por una solución “amigable”

Kaká, durante el partido ante el Deportivo. M. R.

Marcó dos goles y tomó la palabra también fuera del campo. No estaba previsto que ningún jugador del Real Madrid hiciera declaraciones tras el partido contra el Deportivo en el Trofeo Teresa Herrera, ni siquiera que hablara el entrenador Carlo Ancelotti, pero Ricardo Izecson dos Santos Leite, Kaká, entendió que justo ese era el momento y el lugar indicado para expresar un deseo del que, según aseguró, ya tienen conocimiento en el club: “Me quiero ir y es el momento adecuado para hacerlo de forma amigable. Espero que me den facilidades para hacerlo”, espetó en un andén del estadio de Riazor, mientras sus compañeros aguardaban en el autobús la partida hacia el aeropuerto para regresar a Madrid.

A los 31 años y después de cuatro irrelevantes campañas en el Real Madrid, Kaká no se ve siquiera en condiciones de volver a seducir a Ancelotti, el técnico con el que vivió su cima en el Milan, el mismo con el que se coronó como el mejor futbolista del planeta en 2007 y se convirtió en la pieza más codiciada por el madridismo, que exigió su contratación primero a Ramón Calderón y después a Florentino Pérez. En el inicio de su segunda etapa como presidente blanco, el mandatario desembolsó 65 millones para contratar al brasileño. “Soy optimista de que este año con Ancelotti, que le conoce perfectamente, podamos ver a ese Kaká mágico que emocionó a todos los aficionados y por lo que nosotros le fichamos”, llegó a decir este verano Pérez.

Florentino Pérez pagó por él 65 millones, pero seis años después de lograr el Balón de Oro es un jugador devaluado

Seis años después de su cénit futbolístico, Kaká es un jugador devaluado que, con la irrupción de Isco, la más que posible continuidad de Di María, la seguridad de que Özil seguirá y la casi segura llegada de Bale no atisba espacio para disfrutar de continuidad en un once al que también oposita Modric. El Madrid semeja no precisar de sus servicios para cubrir la cuota de fantasía en la mediapunta. “Las cosas están difíciles para mí porque ahora hay menos espacio, así que es hora de tener más continuidad. Espero que se pueda llegar a un acuerdo”, explicó.

El verano ha mutado la percepción de Kaká respecto a su papel en el Real Madrid. Comenzó esperanzado por la llegada de Ancelotti. Durante una visita publicitaria a China recordó que todavía le unía un vínculo contractual de dos años con el equipo y que tenía el objetivo de entrar en la lista de Brasil para el próximo Mundial. La pretemporada y las dos primeras jornadas, en las que se quedó inédito en el banquillo, le han invitado a tomar una decisión a unas alturas en las que una de las puertas de salida ya está cerrada. “A Brasil no puedo volver porque el mercado allí está cerrado”, aclaró antes de dejar A Coruña y matizar, en todo caso, que su padre y representante, Bosco Leite, ya ha entablado conversaciones con su club para encontrar una salida. “Queremos ver entre ambas partes cuáles son las posibilidades que hay y encontrar una solución. Mientras tanto, mi obligación es entrenar todos los días, pero eso no quiere decir que esté satisfecho”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >