Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se entrega a Catar

Ingresará 96 millones en tres años por la publicidad en la camiseta, el museo y el estadio

El presidente del Barça, Sandro Rosell (2d) y el consejero delegado de Qatar Airways, Akbar Al Albaker (2i), saludan a Neymar y a Messi. Ampliar foto
El presidente del Barça, Sandro Rosell (2d) y el consejero delegado de Qatar Airways, Akbar Al Albaker (2i), saludan a Neymar y a Messi. EFE

El Barça explicó ayer con grandilocuencia los términos del contrato firmado con Qatar Airways hasta junio de 2016, que es cuando finaliza el mandato de la junta presidida por Sandro Rosell. El club ingresará durante las tres próximas temporadas 30,5, 32 y 33,5 millones de euros, unos 96 millones en total, y cobrará una prima de cinco millones si en el mismo período gana la Champions. El consejo considera que es el mejor contrato de patrocinio de una camiseta de fútbol que se ha firmado hasta el momento a excepción del suscrito por el Manchester United, que en los próximos siete cursos percibirá 425 millones de General Motors.

El acuerdo permitirá al Barcelona competir con los mejores clubes del mundo y fichar jugadores como Neymar sin necesidad de gravar la economía de los socios, que, según la entidad, pagan una de las cuotas más bajas de los clubes de Europa, y por otra parte persistir en rebajar la deuda, actualmente cifrada en 330 millones. Ha sido al fin y al cabo la propia masa social la que ha facultado a la directiva en las asambleas de 2003 y 2010 para que pudiera publicitar la zamarra. Así lo recordó ayer Rosell cada vez que fue repreguntado por las condiciones del contrato cuando se supo que a partir de ahora habrá también publicidad de Qatar Airways en la fachada del Camp Nou, en las gradas del estadio y dispondrá de un espacio del Museo.

Los nuevos activos de la línea aérea catarí, que así fue como ayer se definió su progresiva expansión en el universo azulgrana, son los que provocaron varios requerimientos a la junta. El equipo ha pasado de exhibir el logo de Unicef en el mandato de Joan Laporta a llevar la marca de Qatar Foundation con la llegada de Rosell. La directiva defendió entonces que se trataba de un cambio de fundación e insistió en las virtudes de Catar como país pese a admitir que no era una democracia. Ahora Qatar Foundation ha sido sustituida por Qatar Airways y la publicidad ya no se limita a la indumentaria sino que se extiende al museo más visitado de Cataluña con 1,5 millones de personas al año y a la placa en la figuraba el nombre de futbolistas como Di Stéfano y ahora destacan dos azafatas.

El nuevo anuncio de Qatar Airways con el Barcelona.

A pesar de que las cláusulas del contrato se han ido sabiendo y aplicando con el tiempo y por tanto no fueron presentados a los compromisarios, Rosell cree que los términos de la “alianza” conocidos ayer no deben ser sometidos de nuevo a los socios. No percibe que haya habido engaño al pasar de publicitar una camiseta a la globalidad: “Es el acuerdo más democrático de la historia del club, pues se presentó a la asamblea sin la obligación de tenerlo que hacer y fue aprobado con el 90% de los votos. La percepción que puede tener el 10% restante es errónea”. Tampoco advirtió ninguna incompatibilidad en que el patrocinador del club azulgrana sea al mismo tiempo el propietario del París Saint Germain.

El equipo azulgrana ha pasado de Unicef con  Laporta a Qatar Airways con Rosell

El vicepresidente Javier Faus explicó incluso que el club no ejerció el derecho de veto que tenía cuando Sports Investments, la entidad del gobierno catarí con la que se firmó el contrato, decidió cambiar Qatar Foundation por Qatar Airways. “Nos comentaron que por la política del país les interesaba promocionar la compañía aérea”, terció Rosell, “y aceptamos porque el cambio ayudaría al aeropuerto de Barcelona: además de patrocinar directamente al Barcelona también patrocinan la economía de la ciudad de Barcelona y de Cataluña”. El convenio, sin embargo, no establece que la compañía tenga que poner aviones a disposición del Barça. A cambio, hasta seis naves llevarán pintados los colores azulgrana del Barcelona.

Algunos colectivos ya han expresado su intención de protestar por el acuerdo y anuncian su intervención en la próxima asamblea. La mayoría entiende que con la actual comercialización el club va perdiendo la identidad que se había ganado con intangibles. La pregunta es cómo se conjuga el més que un club con la marca Barça que incluye una segunda zamarra con los colores de la senyera. Hay serias dudas sobre si los valores del club son compatibles con los de Catar. La actuación del consejo de Rosell no ha sido precisamente demasiado respetuosa con activos que forjaron la leyenda de la institución como Johan Cruyff y Pep Guardiola.

La gestión de Rosell, un presidente que se maneja muy bien en el mundo del fútbol en tanto que exdirectivo de Nike, está siendo igualmente escrutada desde que se marcó como prioridad la “excelencia y la honestidad”, aprobó un código ético como libro de cabecera y fiscalizó las cuentas de Laporta con una due diligence y la acción de responsabilidad aprobada por los socios. A partir de la transparencia que exige para el club, al presidente se le requiere por las posibles comisiones ganadas en sus negocios en Brasil y Catar y se le pide que corrija a su entrenador Martino por denunciar que el precio de Bale “es una falta de respeto al mundo en general”. “No sé si tengo que dar explicaciones sobre mi vida antes de llegar a la presidencia”, resolvió Rosell. “Me lo estoy pensando. Que conste que soy legal, honesto, transparente y todo lo tengo declarado” (Ricardo Teixeira, expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, está tramitando la residencia pasiva en Andorra, según informó Catalunya Ràdio. Alguna de las personas que le ayudan en los trámites están relacionadas con la junta del Barça. Teixeira, amigo y exsocio de Rosell, está siendo investigado por la fiscalía brasileña).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información