Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar se estrena en Polonia

El brasileño solo juega 12 minutos en el empate (2-2) ante el Lechia y no coincide con Messi, que marca uno de los goles

Neymar ya sabe lo que es jugar en el Barça, aunque solo fueran doce minutos. El delantero brasileño se estrenó en el empate a dos en el tercer partido del Barcelona en la pretemporada. Fue en Gdansk, contra el Lechia. La única incorporación azulgrana esperaba impaciente en el banquillo. Quería saltar al campo y disfrutar de sus primeros minutos junto a Messi. No pudo ser. Los polacos, al igual que Neymar, se quedaron con las ganas de ver a la nueva dupla que ilusiona al mundo del fútbol.

El Barça, sin su nueva figura en el campo, y sin su flamante entrenador en el banquillo (Tata Martino se estrenará en el Trofeo Joan Gamper el próximo viernes) dio algunas pinceladas de lo que pretende su nuevo técnico: mayor presión. Sin embargo, a los azulgrana se les nota todavía pesados. Siempre fluidos en el control del balón, pero espesos en presión. Con Neymar en el banquillo y con los internacionales en Barcelona, el equipo que condujo Jordi Roura en Polonia pecó de fragilidad defensiva y así lo evidenciaron los goles del Gdansk. Primero Sergi Gómez perdió la marca de Bienuk, cuando el central abrió la lata del partido con un testerazo después de un saque de esquina. Y luego Grzelczak, durmió a Montoya en la banda derecha, para luego fulminar a Oier.

Legia Gdansk, 2 - Barça, 2

Legia Gdansk: Bak; Deleu, Bieniuk, Madera, Pazio; Frankowski, Dawidowicz, Zyska, Grzelczak; Matusi y Buzala. También jugaron: Zyska Wojciech; Tuszynski; Bak; Mostrzewa y Lazaj.

Barcelona: Pinto; Montoya, Sergi Gómez, Bartra, Adriano; Song, Dos Santos, Sergi Roberto; Alexis, Messi y Tello.

También jugaron: Joan Román; Paredes; Javi Espinosa; Femenía; Ilie; Patric; Planas; Bagnack; Samper; Neymar y Dongou.

Goles: 1-0. m.4: Bieniuk; 1-1. m 25. Sergi Roberto; 2-1. m 49. Grzelczak; 2-2. m 56. Messi.

Arbitro: Pawel Gil (PL). Amonestó a Frankowski y Tuszynski.

Gdansk Arena, unos 30.000 espectadores.

Pero lo que le faltó al lateral derecho en defensa, lo resolvió en ataque. Metió un sprint a toda máquina por su ala y dejó solo a Sergi Roberto en el corazón del área para el empate transitorio. El interior azulgrana, se muestra con ganas, sobrado de fútbol y se postula como una opción a tener en cuenta para el Tata. Pero los aficionados polacos querían ver a Messi junto a Neymar. No coincidieron en el campo por unos pocos minutos. Sin embargo, Leo que pasó desapercibido la mayor parte de tiempo que estuvo en el campo, dejó su sello de siempre en Polonia: el gol. Recibió de Alexis, tras una sintonía de pases azulgrana y definió con una vaselina suave ante la salida del portero. El chileno comenzó la pretemporada a imagen y semejanza del curso pasado: voluntarioso a la hora de ofrecer sacrificio y recorrido, pero apurado con el balón y siempre con la mira puesta en el crack argentino.

Los polacos que estaban ilusionados con la llegada del Barça. Con Messi en el campo desde el inicio y Neymar en el banquillo, sobraba expectación en el Gdansk Arena. Los aficionados colgaron una bandera, un poco nostálgica, que lucía las siluetas de Guardiola, Messi, Puyol y Cruyff; y tenía la leyenda: Tots units fem força. Los jugadores del Barcelona saltaron al campo con un brazalete negro y antes del pitido inicial se realizó un minuto de silencio en memoria de Ramallets. En la ciudad deportiva se acordaron del mítico portero y en la previa del entrenamiento los jugadores que no viajaron a Polonia y se quedaron junto al Tata Martino, también lo homenajearon con un minuto de silencio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información