Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Especial Fórmula 1

“Su superioridad es aplastante”

Fernando Alonso destaca la enorme diferencia entre Red Bull y Ferrari, así como el nivel de escuderías como Mercedes o Lotus

Fernando Alonso observa el estado de los neumáticos tras concluir la conclusión del GP de Hungría Ampliar foto
Fernando Alonso observa el estado de los neumáticos tras concluir la conclusión del GP de Hungría AP

Por más paradójico que resulte, Fernando Alonso tiene que referirse a la última conquista de Sebastian Vettel para convencerse de que a pesar de haber perdido la segunda plaza de la tabla y de encontrarse ahora a 39 puntos del alemán, aún tiene opciones de encasquetarse la que sería su tercera corona de campeón. Si el año pasado, el piloto de Red Bull abandonó Hungría con una desventaja de 40 puntos respecto a él y terminó llevándose el Mundial, la única opción que le queda al asturiano es pensar que Ferrari será capaz de imitar lo que entonces hizo la escudería energética, aunque van pasando los grandes premios y cada vez crea menos en ello. El escepticismo del español es más que comprensible: si para Vettel y Red Bull acumular tres o cuatro triunfos de forma consecutiva no es nada extraordinario (lo hizo el año pasado y también el anterior), Alonso solo ha conseguido encadenar dos victorias desde que viste de rojo (en Italia y Singapur 2010).

“La superioridad que demuestra tener Red Bull sobre nosotros es aplastante. Y no solo ellos, también Lotus y Mercedes. Vamos entre medio segundo y un segundo más lentos. Por eso dije que la posición que logramos ayer [por el sábado] había sido un milagro. Si el equipo consigue encontrar piezas que funcionen durante el verano la cosa se nos puede poner muy de cara”, convino Alonso. “Si no”, prosiguió, “pues a pelear por el título hasta la última carrera como venimos haciendo normalmente. Esta vez no será diferente”.

La FIA sancionó a Ferrari con 15.000 euros de multa por haber activado el alerón trasero móvil (DRS) de forma irregular tres veces

En un circuito que históricamente se le ha atragantado a la marca de Maranello (solo ha ganado en cinco ocasiones por las 11 de McLaren y las siete de Williams), el domingo comenzó mal y aún terminó algo peor. Antes de que la parrilla quedara configurada, los técnicos se dieron cuenta de que el motor que bombea el agua para que el corredor beba durante la carrera se había averiado y ya no había tiempo para reaccionar. Un problema menor en según qué circuitos pero algo más preocupante esta vez, bajo una solana de mil demonios que elevó la temperatura del aire hasta los 35 grados.

Dos horas después, mientras el ovetense repasada la prueba con la tropa de il cavallino rampante, la FIA sancionó a la Scuderia con 15.000 euros de multa porque los análisis realizados a posteriori confirmaron que había activado al alerón trasero móvil (DRS) de forma irregular tres veces. El encargado de cambiar la configuración del sistema y dejarlo listo para la carrera lo hizo de manera equivocada, y eso impidió que se sincronizara con la telemetría de la FIA que monitoriza y controla el uso del DRS.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información