Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Özil libera el cuaderno de Ancelotti

El conjunto blanco vence gracias a un solitario gol de Benzema y a una gran actuación del Özil ante un PSG errático

Özil, lucha con Maxwell y Motta
Özil, lucha con Maxwell y Motta GETTY

Continúa el Madrid con su adaptación al método Ancelotti, que por el momento no conoce la derrota. Ayer ante el PSG cosechó la segunda victoria de la pretemporada, tras la goleada al Bournemouth (0-6), y mejoró la imagen respecto al empate ante el Olympique de Lyon (2-2). Lo consiguió gracias a un tanto de Benzema, único nueve junto a Morata del que dispone por el momento el técnico italiano, pero que junto a un Cristiano omnipresente y un Özil afinado desplegaron parte del argumentario ofensivo que pretende instalar el técnico italiano.

Ambos equipos se movieron con el cuerpo erguido, síntoma de que todavía restan horas de trabajo para recuperar la elasticidad de la rutina. Un síntoma que igualó fuerzas, pues en un partido amistoso se trata de ensayar nuevas figuras sobre el césped, más allá de descargar los pulmones y asfixiar las piernas. Con dos técnicos nuevos al mando, Ancelotti y Blanc, ambos observaron cómo se pueden llevar a cabo sus planes de desarrollo, así como qué jugador tiene más maña para interpretarlos.

REAL MADRID, 1 - PSG, 0

Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Nacho, Coentrão; Modric (Casemiro, m. 45), Khedira (Morata, 77); Özil, Isco (Di María, m. 45), Cristiano Ronaldo; Benzema (Kaká, m. 67). No utilizados: Adán, Jesús, Casado, Mateos, Quini, Cherysev.

PSG: Sirigu; Jallet (Van der Wiel, m. 73), Sakho (Thiago Silva, m. 62), Alex, Maxwell; Matuidi (Verrati, m. 62), Motta, Moura (Coman, 73), Pastore; Lavezzi (Ongenda, m. 62) e Ibrahimovic. No utilizados: Douchez, Traoré, Maignan, Sissoko, Camara, Chantôme, Rabiot, Bodmer.

Gol: 1-0. M. 23. Benzema.

Árbitro: Michael Lerjeus. Amonestó a Matuidi, Modric, Verrati.

Estadio Ullevi de Goteborg, unos 50.000 espectadores.

El italiano dejó poso en el conjunto francés, pues se comportó el PSG en cierta manera como el Madrid. Sin alejar el balón de su lado, con movimientos rápidos que partían desde el centro para terminar de nuevo en él, casi siempre con Ibrahimovic como principal receptor. La figura del sueco no tiene adaptación en el Madrid, si bien CR encarna esa potencia física que termina por desarbolar cualquier marcaje.

Nacho peleó con el sueco, que se lo quitó de encima tirando de musculatura, e hizo lo mismo el portugués, subiéndose a ese tren inferior que le permite ganar metros y esquivar adversarios en cada zancada. Pero entre tanto desfile de potencia emergió la figura de Özil. Apartado inicialmente de la zona central, acostado en banda derecha, observó ajeno a todo la salida del balón, algo que trataron de llevar a cabo entre Modric y Khedira, hasta que en su traslado al área rival se topaba con el pie izquierdo del alemán.

Un contragolpe iniciado por Cristiano y que llegó hasta Özil terminó con un remate raso y colocado de Benzema al palo izquierdo de Sirigu. El remate del francés al primer toque vino precedido de una maniobra del alemán, que se ató el balón a la bota para sortear en medio palmo a dos centrales y encontrar el momento para dejar en ventaja al francés, que con elegancia finiquitó el ataque.

En eso consiste la idea de Ancelotti, en lanzar el ataque combinado, si acaso con Özil en una banda y con Isco al otro lado. A falta de que se reincorpore Xabi Alonso en la dirección, el perfil ofensivo parece definido ya para el italiano. Más trabajo le resta por delante al PSG, que cuenta con jugadores prometedores como Moura o Verrati, un tormento para cualquier equipo incapaz de controlar los espacios vacíos. Brasileño e italiano encarnan el ambicioso proyecto deportivo del club parisino, al que se ha sumado este año el uruguayo Cavani, que ayer no participó en el encuentro.

Con los internacionales españoles todavía de vacaciones —Casillas, Sergio Ramos y Arbeloa—, falta por conocer cómo se establecerá el sótano del Madrid, pues con Cristiano, Benzema y Özil el tejado parece bien remachado a falta de alguna que otra teja.

El adiós de Higuaín, oficial

Real Madrid y Nápoles hicieron oficial el traspaso de Higuaín al club italiano, después de que la firma del contrato del jugador se retrasara en elos últimos días por detalles de la negociación. El Madrid recibirá 37 millones, más tres variables, por el argentino.

Otros resultados: Ausburgo, 0; Málaga, 1 (Gámez). Millwall, 1; Rayo Vallecano, 0; Watford, 2; Granada, 0. Heerenveen, 2; Osasuna, 2 (Riera). Brighton, 1; Villarreal, 3 (Pereira, Pedro Ríos y Cani). Sporting Lisboa, 2; Real Sociedad, 0.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.