Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Y a los 50? “Pateando culos”

Jiménez termina de nuevo como el mejor español, 13º, y quiere seguir compitiendo “entre la juventud”, aunque tiene la posibilidad de jugar el circuito sénior americano

Miguel Ángel Jimenez, durante la última jornada del Open Británico Ampliar foto
Miguel Ángel Jimenez, durante la última jornada del Open Británico Getty

Con el frío que hacía y Miguel Ángel Jiménez, nacido en el calor de Churriana, con manga corta amarilla llegando tan feliz al hoyo 18. La grada de Muirfield se puso en pie para acoger a uno de los golfistas más queridos y carismáticos del circuito, a quien últimamente han dado en llamar “el hombre más interesante del golf”. El Pisha se levantó la gorra agradecido y saludó con el palo en la mano a izquierda y derecha. Luego, para que nadie diga, se marcó un birdie para acabar de escribir una tarjeta total de cinco golpes sobre par, el 13º clasificado, el mejor español en la tabla. Repite jerarquía respecto al curso pasado, cuando fue noveno, entonces su octavo top ten en un grande. Ni García, ni Gonzalo ni Cabrera-Bello, el mejor es el abuelo. Quién diría que el 5 de enero cumple 50 años.

“Por fin un birdie para endulzar un sabor tan agrio”, comentó Jiménez, fastidiado por los tres bogeys del día. Pero satisfecho, al fin y al cabo, por seguir una temporada más en la élite. Hace siete meses estaba en la cama de un hospital andaluz con la pierna derecha rota, producto de esa pasión reciente por el esquí, y con las hojas del calendario cayendo sin poder jugar. De aquello resurgió por cabezota, sin hacer caso a los médicos y sí a su corazón, que le pedía volver al campo. Que fuera el líder del Open Británico después de la segunda jornada, renqueante además del codo izquierdo, era algo que entonces no podía ni soñar. “He gozado mucho, he disfrutado como un enano”, cuenta en Muirfield. “Quizá me he presionado yo demasiado cuando era el primero, por las ganas de ver la bola dentro demasiado pronto, por esas ansias. Y al final no he estado a la altura de los greens”.

Y El Niño da plantón

Tenía prisas por acabar Sergio García y marcharse volando de Muirfield en dirección a Suiza. Y así fue. Una responsable de prensa del Open acudió al lugar donde esperaban los periodistas después de la jornada para comunicar que El Niño se iba a toda velocidad al aeropuerto. Y así fue como no hubo explicaciones de esos dos bogeys con los que otra vez, como en la primera y en la segunda jornada, el castellonense cerró el torneo. Son ya 60 participaciones en los grandes sin conocer la victoria.

El Pisha tiene tan buena salud que se le cuestiona ahora tanto por su presente como por su futuro. Con su victoria en Hong Kong en 2012, que le convirtió con 48 años y 318 días en el ganador más veterano del circuito europeo, tiene una exención en el tour, en que suma más de 600 torneos, hasta finales de 2014. “¿Y se me van a ir las ganas de estar con toda la juventud? Quiero seguir dándoles patadas en el culo”, dice Jiménez, el golfista de las tres generaciones. Sobre la mesa tiene también la posibilidad de disputar el Champions Tour, el circuito sénior americano, con más dinero en juego y más cómodo (tres vueltas por torneo en lugar de cuatro). Y de poder compaginarlo con el circuito europeo y la participación en los grandes, si se clasifica.

Pero Jiménez, como su amigo Olazábal, de 47 años, quiere seguir en la pomada. Como le gusta decir, “pateando culos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información