Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Charles ficha por el Celta

El club vigués paga un millón de euros al Almería por el pichichi de Segunda, con 32 tantos, que debutará en Primera con 29 años

Charles pelea por un balón ante Atouba, de Las Palmas. Ampliar foto
Charles pelea por un balón ante Atouba, de Las Palmas.

“Ha sido un año muy complicado y nos merecíamos este ascenso. El Almería es un equipo de currantes que ha logrado un éxito después de sobreponerse a palos muy duros”, destacaba Charles, envuelto en la bandera de Brasil, loco de alegría, nada más certificar el ascenso a Primera y en plena fiesta en los vestuarios del estadio de los Juegos del Mediterráneo. Apenas dos días después, el delantero fichaba por el Celta, que abona el millón de euros de su cláusula al recién ascendido equipo andaluz.

A sus 29 años, este muchacho corpulento, con pinta de ‘nueve’ y porte marcial, obtiene un reconocimiento tardío. Los 32 goles que ha metido esta temporada lo consagran como máximo artillero de Segunda. La cifra adquiere proporciones históricas. Solo la superan los 34 tantos que hizo Baltazar con el Celta en 1987. Le abre las puertas de la fama, por donde asoman ya equipos como el Sevilla, dispuesto a pagar la cláusula de rescisión de un millón de euros que figura en su contrato. “Hay jugadores que por trayectoria o edad no han hecho dinero en el fútbol. Cuando lo han dado todo y surge esa posibilidad, tengo que reconocerlo y ser consecuente”, aclaró el propio Alfonso García, presidente del Almería, cuando se le preguntó por el interés del Sevilla por el delantero, al que le restan tres años más de contrato con el conjunto andaluz.

El Sevilla ha mostado interés por contratar al delantero brasileño

Finalmente, ha sido el Celta quien se ha hecho con los servicios de Charles, que jugará, por fin, en Primera. Será la ansiada meta a una amplia trayectoria y a una vida en la que siempre estuvo presente el balón. Natural de Belem, Brasil, se miró con asiduidad en el espejo de su padre. Apodado ‘Careca’, el progenitor fue un futbolista que hizo fortuna en el Gil Vicente portugués a mediados de los años ochenta. Hasta Portugal emigró también su primo, Alexandre de Souza, con sus hijos Yuri e Igor. Charles creció dando patadas a un balón junto a sus primos, forjándose una alianza en la infancia que dio sus frutos años después en la élite. Tras jugar en equipos menores de Brasil, Charles fichó por el Feirense portugués, con el que ganó el campeonato luso de Segunda División. Su facilidad goleadora, el sacrificio en beneficio del equipo y la polivalencia para jugar tanto en bandas como de delantero centro llamaron la atención del Pontevedra. Al cuadro gallego llegó en 2004 y allí compartió tres años con sus primos Yuri e Igor, y también con el actual entrenador del Almería, Javi Gracia, quien dirigió al Pontevedra en la temporada 2007-08. Yuri, curiosamente, ha anotado 21 goles esta campaña en la Ponferradina.

Harto de marcar goles en Segunda B, algunos de fantásticas chilenas, uno de sus golpeos preferidos, fue el Córdoba el que lo rescató para la Segunda División en el verano de 2010. Había disputado sin éxito cuatro fases de ascenso a Segunda A con el conjunto gallego y en 2008 no pudo fichar por el Albacete al no superar la revisión médica.

En el Córdoba jugó dos años, cobrando una ficha de 140.000 euros por cada uno de ellos. Disputó 69 partidos de Liga y anotó 23 goles. En su segunda temporada contribuyó a la gran campaña del Córdoba, que se clasificó para disputar las eliminatorias por el ascenso. El Valladolid le cerró a Charles la posibilidad de jugar en Primera.

Finalizado su contrato con el Córdoba, el Almería apostó por él en detrimento de Ulloa para intentar el ascenso. Los 32 goles anotados han superado todas las previsiones y, por fin, le han abierto las puertas del reconocimiento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información