Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sacrificio de Xabi Alonso acaba en el quirófano

El mediocentro del Madrid, operado en Múnich de la pubalgia que arrastra desde mitad de curso

Xabi Alonso, contra el Borussia en el Bernabéu. Ampliar foto
Xabi Alonso, contra el Borussia en el Bernabéu.

Aunque ha tratado de esquivar el quirófano, Xabi Alonso se ha operado en Múnich de la lesión de pubalgia que le ha tenido lastrado en la segunda parte de la temporada. Esta lesión ya desembocó la semana pasada en su exclusión de la Copa Confederaciones tras una conversación entre el mediocentro y Vicente del Bosque.

Alonso acudió a la capital de Baviera para ser tratado por la especialista Ulrike Muschaweck, que desde hace más de una una década se ocupa de los jugadores del Athletic que han padecido dicha lesión. Arda Turan, ahora en el Atlético, también la visitó. Ander Herrera y Fernando Amorebieta, los dos últimos que han experimentado la técnica de cirugía de Muschaweck, tardaron uno y dos meses respectivamente en volver a los terrenos de juego. Esto último es lo que se especula en el caso de Alonso, aunque la pubalgia no se caracteriza por su homogeneidad en los tiempos de recuperación. En una entrevista concedida al Correo, la cirujana explica su método de reconstrucción para fortalecer las zonas dañadas en el pubis, que en el caso de Alonso son varias: “He desarrollado un procedimiento especial que presenté por primera vez en el centenario del Madrid. No se emplea ninguna red y se usa una sutura especial que minimiza el postoperatorio. Se utiliza anestesia local, por lo que los deportistas pueden andar ese mismo día”.

El tratamiento preventivo para reducir la inflamación del pubis que siguió Alonso con el fin de poder disputar el tramo decisivo del curso no ha hecho desaparecer los dolores. El mediocentro ha jugado la parte de la temporada más exigente con una dolencia que tiende a agudizarse si los tiempos de reposo no se respetan. Conocida como la ‘hernia del deportista’, la pubalgia es una de las lesiones más latosas para los futbolistas porque afecta al golpeo del balón. La intensidad a todos los niveles que supone competir cuando los títulos se deciden ha pasado factura a un futbolista indispensable como dovela táctica del Madrid. Alonso ha sido el segundo jugador del plantel más utilizado por José Mourinho (3.797 minutos), solo superado por Cristiano Ronaldo (4.632). El último partido que disputó Alonso fue la final de Copa ante el Atlético de Madrid el pasado 17 de mayo. El sacrificio, veinte días después, ha desembocado en que el jugador y los servicios médicos del club acordaran que lo más conveniente era la operación por el margen que hay para intentar que la baja no se adentre demasiado con las competiciones, que este año comienzan a mitad de agosto porque 2014 es año de Mundial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información