Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juzgado procesa a Manel Comas por supuestos abusos de dos discapacitadas

Una chica “con discapacidad psíquica consistente en inteligencia límite” y otra de 15 años “con retraso mental madurativo ligero”, las supuestas víctimas

Manel Comas, en 2007. Ampliar foto
Manel Comas, en 2007.

Un juzgado de Sevilla ha abierto procedimiento abreviado contra el exentrenador de baloncesto Manel Comas, de 67 años, por presuntos delitos continuados de abuso sexual contra dos chicas en 2008, cuando era técnico del Cajasol. El juzgado de instrucción 5, en un auto al que ha tenido acceso Efe, afirma que Manuel Comas Hortet, “prevaliéndose de la admiración que le profesaban las víctimas y de la diferencia de edad”, consiguió atraer a una chica “con discapacidad psíquica consistente en inteligencia límite” y a otra de 15 años “con retraso mental madurativo ligero”. “Manipulando la voluntad de las mismas a través de regalos y pequeñas cantidades de dinero”, abusó de ellas en varias ocasiones y les hizo tocamientos en los pechos e intentos en los genitales, besos en la boca y tocamientos obligados por parte de las víctimas en los genitales del imputado, añade el auto.

La jueza ve un altísimo grado de verosimilitud a las declaraciones

La jueza dice que existen elementos de corroboración periférica “que permiten predicar un altísimo grado de verosimilitud” en las declaraciones de las chicas, como un mensaje que el imputado dejó en el móvil de una de ellas con un “claro reproche” por no haber acudido a una cita y la proposición de que lo acompañase otro día a cambio de 200 euros. Además, agrega, existe el hecho “muy significativo” de que ninguna de las perjudicadas tomó la iniciativa de denunciar la situación, sino que se descubrió “de manera indirecta y casual” cuando los responsables del colegio de una de ellas detectaron su absentismo y trataron de averiguar la razón.

El auto desestima un informe psicológico elaborado a instancias del imputado, pues las “inconsistencias, contradicciones, lagunas y falta de rigor” que observa en las menores no son extrañas “teniendo en cuenta que han sido realizados al menos cuatro años después de ser destapados los hechos”. Otro informe psicológico afirmó que “no resulta posible confirmar la veracidad del testimonio” de las denunciantes, pero la jueza añade que ese mismo peritaje también recogió que “tampoco resulta posible negar o afirmar la validez y credibilidad de las manifestaciones del imputado”.

Comas niega los abusos

Manel Comas ha negado que abusara de dos chicas en 2008 cuando fue entrenador del equipo sevillano de baloncesto Cajasol, y ha mostrado su "sorpresa" porque un juzgado de Sevilla le impute abusos sexuales. En un comunicado remitido a Efe, el entrenador ha señalado: "Ante mi sorpresa por las noticias aparecidas en la prensa relativas a mi imputación por unos hechos que nunca han sucedido, quiero manifestar que no volveré a hablar sobre ello hasta conocer el contenido del procedimiento".

Manel Comas declaró que conocía a las dos chicas por ser grandes aficionadas al baloncesto y frecuentar los entrenamientos del Cajasol y que si les había entregado dinero “era por pura conciencia social”. El auto afirma que “esta actitud de privilegiar a un par de chicas de estrato marginal respecto al resto de la afición escapa a toda lógica, tanto más cuanto es sobradamente conocida la obra social que dicho club deportivo sevillano realiza, y con la que al entrenador le hubiera sido muy fácil colaborar si su verdadera intención hubiera sido puramente altruista”.

Las dos chicas, que viven cerca del pabellón donde juega el Caja San Fernando, eran asiduas a los entrenamientos y los partidos. En el propio club extrañaba que estuvieran con frecuencia en las instalaciones en horario escolar. Según fuentes de la entidad sevillana, ambas dejaron de acudir poco después de la marcha de Comas de la dirección del conjunto sevillano. Comas, enfermo de cáncer, dejó recientemente las retransmisiones de la ACB en TVE.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.