Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las polémicas de Mourinho

Repase las declaraciones del técnico portugués durante su paso por el Real Madrid: protestas contra árbitros, jugadores, entrenadores, organismos...

Mourinho, durante la final de la Copa del Rey. Ampliar foto
Mourinho, durante la final de la Copa del Rey. AP

Durante su paso por el Real Madrid, José Mourinho fue de tormenta en tormenta. Desde el banquillo del club de Chamartín, se enfrentó con futbolistas, entrenadores, árbitros e instituciones. Estos son los episodios más señalados.

Pedro León. Ocurre en 2010. El Madrid juega contra el Auxerre en la Champions. Mourinho no convoca a Pedro León por sorpresa. "Habláis de Pedro León como si fuera Zidane o Maradona… ¡O Di Stéfano!", se sorprende cuando los periodistas le preguntan por la ausencia del futbolista. En esa misma conferencia de prensa respondió a las críticas de Gregorio Manzano, entonces técnico del Sevilla, que criticó la falta de conceptos de ataque en el equipo blanco: "¿Quién es ese?".

"Vete a la mierda". La primera expulsión del técnico portugués en España llega en un Real Madrid-Murcia de Copa. Paradas Romero le muestra la tarjeta roja por mandarle "a la mierda".

Valdano y Mourinho, en la presentación del segundo como técnico.
Valdano y Mourinho, en la presentación del segundo como técnico.

"Nadie al Príncipe de Asturias". En octurbre de 2010, el Madrid y el Barça deciden dar plante a los Premios Príncipe de Asturias, que habían convocado a sus internacionales para reconocer los triunfos de la selección española. "No irá nadie", dijo el entrenador, con el argumento de que su equipo jugaba el sábado y el premio se entregaba el viernes. Un día después, Jorge Valdano le corrigió: "Acudirá Iker".

El pulso con Valdano. El exjugador y exentrenador del Madrid viajaba con el equipo hasta que el entrenador le prohibió subir al avión. Tampoco le permitió el acceso al vestuario y el contacto con la cantera. Valdano acabó dejando el club. Había nacido el Real Mourinho. "Florentino ha dejado claro el vencedor", dijo el director general cuando abandonó el puesto.

Los trece 'pecados' de Clos Gómez. Justo antes de las Navidades de 2010, Mourinho comparece en conferencia de prensa después de un Madrid-Sevilla (1-0). Saca una lista con 13 errores arbitrales del colegiado aragonés, según su criterio

Preciado, en un partido del Sporting.
Preciado, en un partido del Sporting.

La bronca con Manolo Preciado. "Hay equipos que regalan sus partidos al Barcelona. Eso en Inglaterra conlleva sanción", comentó en referencia al Sporting de Manuel Preciado, al que acusó de rebajar la alineación de su conjunto frente al azulgrana. "Es un canalla", le contestó su homólogo del Sporting. "Si en el Madrid nadie le dice a este señor lo que es el respeto, se lo diré yo desde aquí". Meses más tarde hicieron las paces.

La tentación de Portugal. Portugal se queda sin seleccionador y acude a Mourinho para dirigir dos partidos de clasificación para la Eurocopa de 2012. El Madrid le impide compatibilizar los dos cargos. "Yo quería, pero me quedo diez días de vacaciones a entrenar con tres jugadores", protestó sobre el parón para los partidos de selecciones. "Me sentí seleccionador durante dos días", diría luego.

Las expulsiones ante el Ajax. Amsterdam Arena. Ordena a Ramos y a Xabi Alonso que fuercen una segunda amarilla para pasar limpios de tarjetas a la siguiente fase. La televisión lo capta todo y la UEFA, organismo rector del fútbol europeo, castiga con 120.000 euros de multa al club, 40.000 a Mourinho (y un partido de sanción), 20.000 a Ramos y Xabi, 10.000 a Casillas por hacer de mediador y 5.000 a Dudek por transmitir la orden.

"¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?" Tras caer en la ida de Champions ante el Barça (0-2), argumentó que los árbitros favorecían al Barcelona de Guardiola. "¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Ovrebo, Stark, Bussaca, Frisk, De Bleeckere... No sé si será la publicidad de UNICEF. Pep ha ganado una Champions que a mí me daría vergüenza".

Desprecio a Pellegrini. En marzo de 2011, el Madrid se enfrenta al Málaga de Manuel Pellegrini, que había ocupado el banquillo del equipo blanco. "Conmigo no puede pasar lo mismo que con Pellegrini porque si el Madrid me echa no voy a entrenar al Málaga, me voy a un grande en Inglaterra o Italia", dice el entrenador portugués. 

Mourinho le mete el dedo en el ojo a Vilanova.
Mourinho le mete el dedo en el ojo a Vilanova.

Mete el dedo en el ojo a Tito Vilanova. Los incidentes se produjeron en agosto de 2011, en los últimos minutos del partido de vuelta de la Supercopa que ganó el Barcelona (3-2). Tras una  entrada de Marcelo a Cesc, se montó una tangana. Mourinho le metió un dedo en el ojo a Tito Vilanova, entonces segundo de Pep Guardiola en el banquillo azulgrana. Vilanova le contestó con un empujón. Una vez finalizado el encuentro, cuando le preguntaron en rueda de prensa a Mourinho por el incidente, espetó: "No tengo nada que comentar de Pito Vilanova". Ambos fueron sancionados por la Federación, pero Villar les absolvió por una medida de gracia por su reelección como presidente y por el éxito de la Eurocopa. Mourinho, por su parte, no se disculpó públicamente, sino "sólo ante el madridismo", tal y como colgó el club en su página web.

Madridistas disfrazados. En octubre redefinió los nuevos valores del club en una entrevista a RealmadridTV: "Señorío es morir en el campo. Veo a mucho madridista disfrazado".

"No tengo equipo". Ya en 2012, el Madrid pierde en las primeras jornadas de Liga ante el Getafe y Sevilla. "Veo pocas cabezas comprometidas. Hubiera cambiado a los once". "No tengo equipo", afirma rotundamente en la capital andaluza.

Ataque a Toril y a la cantera. Con Arbeloa, Coentrão y Marcelo lesionados, Mou prefirió jugar ante el Celta y Borussia con Essien de lateral zurdo. Prohibió a Toril estar en los entrenamientos y le acusó de jugar con jugadores de 25 años. "Tiene que decidir si ayuda al primer equipo", dice el entrenador de su homólogo del segundo equipo.

Casillas y Mourinho, durante un entrenamiento.
Casillas y Mourinho, durante un entrenamiento. EFE

Iker, al banquillo. Casillas llamó a Xavi y Puyol para cerrar las heridas de los Madrid-Barça. Meses después, Mourinho le sustituyó en la portería con Adán ("Está mejor que Casillas"), y luego, tras la lesión del capitán, con Diego López ("Será muy complicado que salga de la portería"). Meses después, Casillas, campeón del mundo y de Europa con La Roja, se sienta desde entonces en el banquillo.

"¡Cómo te gusta joder a los profesionales!". Era el partido de vuelta de semifinales de Copa ante el Barça (2012). El Madrid perdió en el Bernabéu 1-2 y en la vuelta el resultado fue 2-2. El Madrid reclamó a Teixeira Vitienes tres penaltis por manos de Busquets, Abidal y Puyol, además de la expulsión de Messi. Mourinho esperó al árbitro al párking. "Ahora te irás a fumar un puro y te reirás, artista", le soltó a Teixeira, según recogió Mundo Deportivo. "¡Cómo te gusta joder a los profesionales!"

No va a la gala de la UEFA. Mientras Florentino, Casillas, Cristiano, Ramos, Xabi Alonso y Marcelo representaban al Madrid en la Gala del Balón de Oro en Zúrich, Mou se quedó en Madrid y se tomó la tarde libre para ir a ver a su hijo entrenar. "Tengo que trabajar, hay partido importante y no voy", dijo el día antes. También dijo que el premio a Vicente del Bosque como mejor entrenador de 2012 había sido amañado por la FIFA.

Pepe, de pretoriano a "frustrado". Pepe, uno de los pretorianos del técnico, defendió a Iker Casillas tras el Madrid-Valladolid: "Hay que tener más respeto por él", dijo el central sobre su suplencia. Mou salió dos días más tarde a contestarle: "Es un hombre frustrado y atropellado por un niño de 19", en referencia a Varane. 

Desplante al Rey en la Copa. Expulsado en la segunda parte de la final de Copa, Mourinho no subió el pasado viernes al palco del Santiago Bernabéu para recibir su medalla de subcampeón. Ante la ausencia del portugués, fue Karanka, su segundo, quien recogió su medalla y la bandeja conmemorativa.

Más información