Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona no obtiene el mínimo consuelo ante el CSKA

Marcelinho falla el último tiro y los azulgrana, a remolque, no consuman la remontada

Teodosic lucha con Abrines y Marcelinho Huertas
Teodosic lucha con Abrines y Marcelinho Huertas EFE

No hay medallas ni medias tintas en la Final a Cuatro, pero el Barcelona, tras su derrota en la semifinal ante el Real Madrid, no consiguió tampoco una mínima consolación en el incómodo partido por el tercer puesto. Marcelinho falló el último tiro y el equipo azulgrana no pudo culminar la remontada en un encuentro casi siempre dominado por el CSKA de Moscú, que venció por 74-73.

El Barcelona Regal y el CSKA de Moscú, dosificaron sus plantillas pero apretaron de firme a medida que discurría el partido. Xavi Pascual alineó al mismo quinteto que en la semifinal. El Barcelona fue a remolque casi todo el tiempo. Entró con muy mal pie, le costó meter hasta los tiros libres, con cuatro fallos en sus cuatro primeros intentos, y no anotó su primera canasta hasta que, tras los primeros relevos, Rabaseda anotó con un triple. Para entonces ya perdía por 11-2.

CSKA, 74 - REGAL BARÇA, 73

CSKA Moscú: Teodosic (5), Weems (14), Khryapa (16), Vorontsevich (4), Kaun (7) --cinco incial -- Jackson (13), Papaloukas (-), Micov (6), Krstic (7) y Erceg (2).

Barcelona Regal: Huertas (-), Navarro (17), Ingles (7), Lorbek (8), Tomic (10) --cinco inicial--; Jasikevicius (2), Abrines (10), Rabaseda (5), Wallace (3), Papa Mbaye (-) y Todorovic (11).

Parciales: 15-12, 20-23, 24-19, 15-19.

Árbitros: Robert Lottermoser (ALE), Matej Boltauzer (ESL) y Elias Koromilas (GRE). Sin eliminados.

Pabellón: O2 Arena.

Los triples espolearon y el entusiasmo de sus jugadores más jóvenes, Todorovic y Abrines, impulsaron al equipo azulgrana. El pívot montenegrino, que ha ganado minutos desde que se lesionó Jawai –definitivamente baja para lo que resta de temporada-, estuvo especialmente acertado y forzó media docena de faltas que aprovechó para remachar desde la línea de tiros libres. Krhyapa, Weems y Jackson fueron los que más daño hicieron en la defensa azulgrana y el CSKA de Moscú llegó a contar con una ventaja máxima de 13 puntos, 48-35. No combinó bien el Barcelona ni presionó con acierto. Un solo robo de balón en todo el partido y 17 pérdidas los delatan y le dajan malparado en la comparación: ocho robos y 11 pérdidas de la escuadra rusa.

El juego se fue calentando. El banquillo del Barcelona, muy quejoso con el arbitraje, forzó una técnica. El CSKA estuvo muy flojo en los triples: 3 de 11 por 10 de 21 del Barcelona. Navarro, más entonado en el segundo periodo, acabó de dar un último impulso a su equipo. Un triple de Navarro y una canasta de Tomic propiciaron el empate a 70 a falta de un minuto. Tras una canasta interior de Kaun, otro triple de Navarro puso por delante al Barcelona.

Faltaban 33 segundos durante los que el CSKA decidió con dos tiros libres de Jackson y una última defensa acertada que provocó la duda en Tomic cuando recibió en el interior de la zona y el fallo de Marcelinho en el último tiro. Definitivamente Londres dejó un mal sabor de boca sin paliativos en el Barcelona, que siempre lamentará el varapalo ante el Madrid tras perder una ventaja de nueve puntos en el último cuarto y se despidió con otra derrota ante el CSKA de Ettore Messina.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información