Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La transición de Nadal

La lesión cambia la visión competitiva del español, que juega “sin ansiedad”, pero “no del todo cómodo con la rodilla”

Nadal devuelve una bola al francés Paire. Ampliar foto
Nadal devuelve una bola al francés Paire. REUTERS

No es día para fantasmasdel pasado. Cuando Rafael Nadal pisa la central del Mutua Madrid Open, todavía resuenan contra las vallas los aullidos del serbio Novak Djokovic en la noche salvaje del martes, que le ve perder 6-7, 7-6 y 6-3 contra el búlgaro Grigor Dimitrov. Entra Nadal a esa central de ecos metálicos, y cuando cierra 6-3 y 6-4 su debut contra el francés Benoit Paire sabe que está más cerca de actualizar otro libro de historia lleno de nombres pretéritos. Si el mallorquín gana en Madrid, igualará los 40 títulos sobre arcilla del austriaco Thomas Muster y se acercará a los 45 del argentino Guillermo Vilas, el hombre récord. No son días, sin embargo, para mirar al ayer. Los objetivos de Nadal están en el hoy (la rodilla) y en el mañana: llega Roland Garros (26 de mayo), él es el número cinco, y por lo tanto podría cruzarse con Nole, Federer, Murray o Ferrer tan pronto como en los cuartos. El mallorquín solo tiene una oportunidad para cambiar eso. Ganar en Madrid y esperar que el alicantino pinche en las dos citas previas a París para arrebatarle el número cuatro, que tiene a 935 puntos de distancia. ¿Mucha presión?

Resultados

Segunda ronda.

  • Hombres. T. Haas (Ale.)-T. Robredo, 6-3 y 7-5. T. Berdych (R. Ch.)-J. Janowicz (Pol), 6-7, 6-3 y 6-2. K. Nishikori (Jap.)-V. Troicki (Ser.), 7-5 y 6-2. K. Anderson (S. A.)-J. Mónaco (Arg.), 7-6, 3-6 y 6-4.
  • Mujeres. K. Kanepi (Est.)-C. Suárez, 6-3 y 6-1. E. Makarova (Rus.)-V. Azarenka (Bie.), 6-1, 2-6 y 3-6. A. Kerber (Al.)-S. Kuznetsova (Rus.), 3-6, 6-4 y 7-5.

“Lo único que me podría haber creado ansiedad es haberme ido atrás en el ránking, haber tenido malos resultados a mi vuelta, irme al número 25 o al número 40 del mundo”, argumenta el español, reconfortado por los cuatro títulos y dos finales amasados en los seis torneos que ha disputado después de siete meses parado por una rotura parcial de ligamento rotuliano y una hoffitis en la rodilla izquierda. “Con los resultados que he hecho, me he asegurado prácticamente acabar 2013 entre los 10 primeros. No tengo ansiedad para nada. Me tomé este año como de transición, intentando competir y estar bien. Lo único que me crea dudas es que no me siento del todo cómodo con la rodilla”.

“¡Vamos Rafa!”, aprieta el público de la capital, roto en palmas, ronco en gritos. Nadal gana el primer set, borra una pelota de break en contra con una derecha a medio camino del mate de baloncesto (“no sé cómo lo hice, ha sido milagroso”), y se viste con una embutida camiseta de mensaje claro (“Vamos. Unión. Respeto”).

De los cinco torneos de la gira de tierra, solo puede sumar puntos en Madrid

Este es un hombre que sufre la dictadura del éxito. Puesto ante la gira de arcilla, el español tiene todo por perder y nada por ganar. En 2013 se enfrenta al himalaya de la defensa de los títulos de Montecarlo, Barcelona, Roma y Roland Garros. Cuando hizo la planificación de su gira, susceptible de sufrir cambios cada semana según el estado de su rodilla izquierda, que sigue vendando en entrenamientos y partidos, subrayó una cita en rojo: Madrid. El torneo en el que solo sumó 90 puntos en 2012, al caer por primera vez con Fernando Verdasco. Madrid, la cita que le daría, si gana, 910 puntos clave en sus aspiraciones de acabar el año como número uno mundial, aprovechando el trampolín de que no defiende ni un solo punto desde Wimbledon y hasta final de temporada. Madrid, la cita de la altura, que lo dificulta todo.

Tiene la oportunidad de volver al número cuatro con vistas a Roland Garros

“Pero este año las cosas son diferentes”, avisa Nadal de su cambio de objetivos, de su nueva perspectiva competitiva, que le cruzará en la lucha por los cuartos con Youzhny —superó a Almagro por 6-7(4), 6-4, 2-6—. “Vengo de una lesión, de meses sin jugar, y cada victoria significa mucho para mí. Lo que me importa es la race (clasificación que mide los resultados del año natural). Esa es mi guía, mi hoja de ruta. Ahí sé cómo voy. Lo demás no lo he mirado nunca. Veo cada semana como una oportunidad de sumar y así encaro cada torneo”.

La misma grada que acoge enfervorizada al mallorquín recibe luego a Ferrer, que gana 7-5 y 6-2 a Istomin. Es un pulso entre amigos con un objetivo claro: empezar a andar en Madrid un camino que pasa por París y puede llevarle aún más lejos. Quizás, hasta el trono del tenis.

Segunda ronda. Hombres. T. Haas (Ale.)-T. Robredo, 6-3 y 7-5. Mujeres. K. Kanepi (Est.)-C. Suárez, 6-3 y 6-1. E. Makarova (Rus.)-V. Azarenka (Bie.), 6-1, 2-6 y 3-6. A. Kerber (Al.)-S. Kuznetsova (Rus.), 3-6, 6-4 y 7-5. Partidos destacados. Central. 10.50.S. Williams (EEUU)-M. Kirilenko (Rus). No antes de las 15.15. R. Nadal-M. Youzhny (Rus.). K. Nishikori (Jap.)-R. Federer (Sui.). No antes de las 21.30. A. Murray (R. U.)-G. Simon (Fr.). Pista 3.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información