Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un coloso entre la crisis

El Barça vence al Ademar (25-30) y se lleva su tercera liga consecutiva

Entrenadores rivales analizan la superioridad aplastante de los azulgrana

Los jugadores del Barça celebran el título de Liga. Ampliar foto
Los jugadores del Barça celebran el título de Liga. EFE

Desde que a finales de los noventa Valero Rivera cambiara con su dream team una forma de entender el balonmano, tanto en España como en Europa, nunca el Barcelona se había vuelto a sentir tan superior al resto como con este equipo, que este martes se ha proclamado campeón de liga por tercer año consecutivo tras vencer al Ademar (25-30). Un rodillo que campa a sus anchas en España, asfixiados de dinero como están el resto de equipos, pero que aún tiene pendiente la asignatura europea. Si no consigue dar la vuelta a la eliminatoria del sábado ante el Atlético se quedará fuera de la final a cuatro por segundo año, un déficit incompatible con este coloso.

“Han demostrado ser el equipo más superior de los últimos 10 años”, considera Mateo Garralda, entrenador del Quabit Guadalajara, y exjugador azulgrana. “Han contado con una monumental defensa y la mejor portería del mundo”. Nadie, salvo el Atlético el pasado sábado ha conseguido traspasar a Viran y Sorhaindo, y si alguien lo lograba, se encontraban con la dupla formada por Saric y Sterbik, que promedian un 42% de paradas. Todos ellos han contribuido a que los azulgrana solo hayan encajado 597 tantos; 80 menos que el Ademar, el segundo equipo menos goleado.

Palmarés del Barcelona

  1. 20 Ligas
  2. 17 Copas del Rey
  3. 15 Supercopas de España
  4. 8 Copas de Europa
  5. 5 Recopa de Europa
  6. 5 Supercopas de Europa

A partir de esa gran defensa, el Barça ha aniquilado las poterías de todos los equipos de la Asobal. Ha convertido los encuentros en pesadillas para sus rivales, hundidos ante la incapacidad por detener la sangría en que se convertían los partidos. “La defensa tan individualizada que practican fuerza a que pierdas muchos balones y a partir de ahí lanzan un contraataque letal”, opina Juan Carlos Pastor, técnico del Valladolid. Así qse explica que tres de los máximos goleadores del equipo, el que más ha anotado también del campeonato (914 goles), sean extremos: Juanín García, Albert Rocas y Víctor Tomás.

La marcha de Nagy, emblema del Barça en las últimas campañas, apenas se ha notado hasta ahora, aunque en el club temen que llegado el momento de medirse a rivales de más entidad los 210 centímetros de Montoro no sean suficientes. “Puede que sea el único ‘pero’ que se les pueda poner”, concede Zupo Equisoain, técnico del Ciudad Encantada; “Montoro es un jugador que está aún por hacerse, tiene 24 años”. Una cautela a la que se une Pastor: “No se puede comparar a uno de los mejores laterales del mundo con una promesa”.

La manifiesta superioridad del Barcelona en los tres últimos cursos arranca desde los despachos. Ningún club en España ni en Europa, salvo el multimillonario PSG en Francia, cuenta con el presupuesto y la estructura de los azulgrana. Una holgura que le permitió despojar a su máxima rival de un jugador tan determinante como Sterbik. Un poderío que les hace soñar con el fichaje de Karabatic, en caso de que el francés salga absuelto de la causa judicial que aún pesa sobre él.

“Pero todo esa calidad hay que saber llevarla a la pista”, matiza Garralda: No es fácil conseguir que un jugador esté comprometido cuando su equipo es tan superior, tiene mucho mérito, por el entrenador y por los jugadores”. Equisoain explica este factor por el “pedigrí que dejó Valero, el de equipo de raza, competitivo, algo que llegado el momento puede jugar en su contra, porque no están acostumbrados”. Una sed por superarse que para Pastor tiene un razonamiento muy sencillo: “Los jugadores quieren estar en el Barça y saben que si no dan el máximo no seguirán ahí”.

Palmarés de la Liga

  1. Barcelona: 20
  2. Granollers: 13
  3. Atlético de Madrid: 11
  4. Ciudad Real: 5
  5. Calpisa: 4
  6. Teka: 2

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.