Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de motoclicismo 2013

Escapada de Terol y caída de Espargaró

El piloto del equipo de Aspar logra su primera victoria en la categoría

Nico Terol, en el GP de Las Américas. Ampliar foto
Nico Terol, en el GP de Las Américas. Bongarts/Getty Images

El sábado se puso bigote y sombrero tejano, literalmente, y se hizo una sesión de fotos montado en su Suter. Cambió el sombrero por el casco el domingo, pero ya estaba imbuido del espíritu yankee. Nadie entiende muy bien por qué Nico Terol adora el asfalto norteamericano. Se prometió nada más acabar la carrera de Catar, en la que terminó en la 14ª posición, que todo sería distinto a su llegada a Austin. A mí se me da muy bien correr en EEUU, le decía a su equipo. Y es cierto, pues entre el 2008 y el 2011, en cuatro años, logró tres victorias en el gran premio de Indianápolis con la 125cc que le proporcionó Aspar, el hombre que le hizo campeón de la categoría pequeña en 2011. Claro que es difícil encontrar similitudes entre los circuitos de Indianapolis y Austin. La psicología de los pilotos, que es muy especial, conceden algunas voces de su entorno, al tiempo que aplauden que el chaval sea capaz de motivarse con semejantes argumentos. “Este chico tiene una cabeza de hierro”, dijo Aspar en declaraciones a Tele5.

El de Alcoy comenzó a dominar la carrera ya en la cuarta vuelta

Y así se confirmó: se le puso entre ceja y ceja lograr su quinta victoria en territorio estadounidense y lo logró. Esta es la primera en Moto2, una categoría que le costó entender. Campeón de Moto3 en 2011, no le cogió el truco a la categoría intermedia hasta el final del curso pasado. Su único podio fue en Valencia, su tierra. Asimilados todos los conceptos, con trabajo, esfuerzo y una voluntad a prueba de golpes, ha vuelto al podio, al escalón más alto, en el segundo intento de este año. Terol, que fue el más rápido el primer día que probó el asfalto de este circuito de Las Américas, asomó la cabeza discretamente en cada jornada de entrenamientos. Y amaneció el domingo con el mejor cronómetro de la mañana. Había estado sembrando durante todo el fin de semana y recogió la cosecha unas horas más tarde.

El de Alcoy, que salía por primera vez desde la primera fila, en tercera posición, se colocó en cabeza a las cuatro vueltas, justo en el momento en que abandonaba uno de los favoritos al título de Moto2, Pol Espargaró. El catalán no había tenido un buen aterrizaje en Austin, todo lo contrario que su colega: no es un circuito de los que a él le gustan, de curvas rápidas y trazo amable, y, encima, su equipo tuvo problemas con la configuración de la moto. Si bien, el trabajo en el taller de Sito Pons le permitió recuperar sensaciones por la mañana y pudo pegarse al grupo que lideraba las primeras vueltas sin demasiadas complicaciones. Hasta que cometió un error y terminó en la grava. Se marchó cojeando. Y ha sumado su primer cero, malas noticias para alguien que aspira a lograr un Mundial.

Mientras Espargaró se lamía las heridas, Terol abría más y más distancia con sus perseguidores. La confianza es clave en la competición. Y él creía en sus posibilidades, así que siguió dejando atrás al resto del mundo. La escapada fue digna de trofeo, como lo fue la remontada de Tito Rabat, que fue atrapando al grupo que formaban inicialmente Redding –con un papel discreto después de conseguir su primera pole: fue quinto–, Kallio, Aegerter y Corsi, que se descolgó pronto. Rabat se convirtió en el piloto más rápido de la segunda parte de la carrera y, también, en el más arriesgado: a base de interiores y apuradas de frenada se fue quitando de encima a Redding, Aegerter y Kallio, por ese orden, para subir al segundo escalón del podio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.