Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atenas, un reto más allá de la cancha

El Barça está obligado a ganar al Panathinaikos en un duelo enmarcado por las críticas al arbitraje, las sanciones y las llamadas al orden de la Euroliga al equipo griego

Tiro decisivo de Diamantidis, ante Jawai. Ampliar foto
Tiro decisivo de Diamantidis, ante Jawai. AFP

“Revise las cuentas corrientes de los comisarios arbitrales y en especial las del Sr. Rigas (máximo responsable arbitral)”. Esa fue la exhortación del presidente del Panathinaikos, Dimitris Gianakopoulos, a la Euroliga tras la derrota de su equipo, el martes de la semana pasada, en el primer partido del playoff de cuartos de final contra el Barcelona (72-70). La insinuación de que los árbitros son sobornados, fue publicada por Prasini, periódico de Atenas propiedad de Gianakopoulos, en cuya portada, ese mismo día se titulaba: “Puta Euroliga”.

Un día después, Jordi Bertomeu, presidente de la Euroliga, emitió un comunicado en el que se dirigía al presidente del Panathiniakos en los siguientes términos: “Tengo que expresar mi preocupación por los repetidos incidentes por parte del público en los partidos que juega su equipo. Por desgracia, en los últimos días los medios de comunicación han publicado declaraciones suyas y de otros representantes del Panathinaikos que pueden crear un clima agresivo en los próximos partidos. Nuestra obligación, y la suya, es evitar esta situación a toda costa”. El Barcelona también entró en materia y emitió otro comunicado en el que básicamente venía a defender el juego limpio.

El viernes, un día después del segundo partido en el Palau Blaugrana, ganado por el Panathinaikos (65-66), la Euroliga hizo pública la sanción de 9.000 euros al equipo griego por los incidentes ocurridos, en un partido contra el CSKA de la fase anterior.

Después del rifirrafe mediático y burocrático, Gianakopoulos envió una carta a Bertomeu invitándole a presenciar el tercer partido de la serie que se disputa este martes (20,45 Esport 3) en el pabellón OAKA de Atenas. Así están las cosas fuera de la cancha. Dentro, Xavi Pascual, espera corregir algunos de los aspectos en los que ha fallado su equipo. Tras la derrota con un triple de Diamantidis en el Palau, el entrenador azulgrana señaló: “En esa jugada no hemos hecho falta y es lo que habíamos dicho, pero no la hemos hecho”.

Tenemos un problema en la posición de cuatro. Hay que subir las prestaciones ahí"

Xavi Pascual

Tras perder el domingo ante el Gran Canaria se repitió un reproche: “Tenemos un problema en la posición de cuatro. Hay que subir las prestaciones ahí, tanto desde la parte individual como desde la táctica”. El equipo azulgrana se presenta en Atenas, donde está obligado a ganar al menos uno de los dos próximos partidos, este martes y este jueves, para no perder el billete para la Final a Cuatro de Londres, con las bajas de Mickeal, Rabaseda y Todorovic. Además Ingles y Jasikevicus sufren molestias físicas. “Nos tenemos que centrar en nuestro juego y mejorar en aspectos como el control del rebote y el porcentaje en los lanzamientos”, exhorta Pascual.

El Real Madrid, que domina por 2-0, también juega este martes su tercer partido en la cancha del Maccabi (20.45, TDP). El Caja Laboral, que pierde por 2-0, recibe el miércoles al CSKA de Moscú (20.45, ETB). En la otra eliminatoria, el Anadolou Efes recibe, el miércoles en Estambul, al Olypiacos, que domina la serie por 2-0.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.