Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un portero gigante frena al Chelsea

Sostenido por Pantilimon, el Manchester City jugará la final de la Copa inglesa ante el Wigan

Tras los goles de Nasri y Agüero, Benítez reacciona tarde al dar entrada a Torres por Obi Mikel

Torres, ante Kompany. Ampliar foto
Torres, ante Kompany. EFE

Los largos brazos de Cosmel Pantilimon, el portero más alto de la Premier (2,03 metros), le arrebataron el balón a Mata cuando el media punta español acariciaba el regate largo que le daría el empate al Chelsea. No se produjo. Se adelantaron para el Manchester City primero Nasri, en un remate desde cerca, y más tarde Agüero, en un espléndido cabezazo, una rareza para el pequeño delantero argentino (1-2). La sorpresa en la portería de los citizens evitó la remontada de los blues en la segunda semifinal de la Copa inglesa y el City disputará la final del torneo frente al Wigan el 11 de mayo en Wembley. Joe Hart lo miraba asombrado desde el banquillo.

El cuadro de Rafa Benítez reaccionó tarde, cuando el técnico español soltó lastre al retirar a Obi Mikel y dar paso a Torres (m. 65). Llegó de inmediato el tanto de Ba, pero no se completó la remontada. Lo evitó con un par de estiradas el rumano Pantilimon (hijo de un matrimonio de sordomudos), y también en parte el árbitro al no apreciar el agarrón de Kompany a Torres dentro del área tras un pase bombeado, a la espalda de la zaga, del omnipresente Mata. Pertrechado por una aparatosa máscara, Torres marcó con los dedos sendos círculos en torno a los ojos reclamando al árbitro unas gafas de vista. En el otro lado, el City echó en falta a Silva, lesionado, y Mancini recurrió en el último cuarto a Javi García para cerrar espacios. Yaya Touré, pletórico en el despliegue físico, fue el mejor de los citizens.

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información