Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Wigan de Roberto Martínez alcanza la final de la Copa por primera vez

El conjunto dirigido por el técnico español derrota (0-2) al Millwall, de Segunda, y se medirá en Wembley al ganador del Chelsea-Manchester City

Roberto Martínez celebra la victoria del Wigan. Ampliar foto
Roberto Martínez celebra la victoria del Wigan. AFP

El Wigan es finalista de la Copa de Ingaterra por primera vez en la historia. El equipo que entrena el español Roberto Martínez ganó al Millwall (0-2), en Wembley, y luchará por el título contra el vencedor del encuentro entre el Chelsea y el Manchester City.

Liderado por el también español Jordi Gómez, que creó la acción del segundo y definitivo tanto, el Wigan, con ocho años de presencia en la Premier, hizo historia. Incluso el Millwall, que actualmente juega en la segunda división inglesa, tiene mejor trayectoria histórica en la Copa. Por cuarta vez era semifinalista y aspiraba a la segunda final de su historia, tras la que jugó en el 2004.

Millwall, 0-Wigan, 2

Millwall: David Forde, Alan Dunne, Danny Shittu, Mark Beevers, Shane Lowry, Jack Smith (Rob Hulse, m.66), Nadjim Abdou (Liam Trotter, m.72), Sean St. Ledger, James Henry, Andrew Keogh (Shaun Batt, m.89) y Chris Taylor.

Wigan: Ali Al-Habsi, Jean Beausejour (James McArthur, m.60), Antolin Alcaraz, Emmerson Boyce, Maynor Figueroa, Callum McManaman (Angelo Henriquez, m.89), James McCarthy, Paul Scharner, Shaun Maloney, Arouna Kone y Jordi Gomez.

Goles: 0-1, m.26: Shaun Maloney; 0-2, m.78: Callum McManaman.

Árbitro: Michael Oliver. Mostró tarjeta amarilla a Sean St. Ledger y Shane Lowry, del Millwall.

Poco antes de la media hora, una jugada de Koné fue culminada por Maloney. El Wigan había impuesto su fortaleza y tomó ventaja en el marcador. El equipo londinense quiso aferrarse a esta ocasión histórica y buscó la igualada en la segunda mitad. En varias ocasiones acechó la meta del Al-Habsi. Sin embargo, la aparición de Jordi Gómez cerró el partido. El español, que manejó el ritmo en momentos importantes del choque, facilitó el segundo y definitivo tanto, firmado por McManaman a falta de un cuarto de hora. El Wigan, que cada año pelea por la permanencia en la Premier, disfrutará de su primera final en la Copa.

"No ha habido nada más grande que este logro para cualquier persona relacionada con este club", indicó el técnico Roberto Martínez. Y añadió: "Mostramos un buen conocimiento de cómo ganar. Los jugadores se merecen un crédito enorme por eso. Hay que disfrutar de la ocasión".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.