Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diamantidis silencia el Palau

Un triple de la estrella del Panathinaikos iguala la serie con el Barça

Víctor Sada trata de bloquear a Diamantidis. Ampliar foto
Víctor Sada trata de bloquear a Diamantidis. EFE

Dos años después, el Barcelona se encuentra frente al mismo terrible escenario. El Panathinaikos empató la serie en el Palau Blaugrana y aguardan dos partidos, si cabe, más peliagudos y ásperos. Un triple de Diamantidis, tras irse de Ingles y evitar a Jawai, resolvió el dramón en que derivó el segundo asalto de la serie. Quedaban ocho segundos y, con 65-66, pudo pasar de todo. Pero Navarro y Jasikevicius fallaron los dos últimos cartuchos. En cualquier caso, el Panathinaikos llevó el partido donde más deseaba.

Con Obradovic y sin Obradovic, el equipo del trébol continúa fiel a su idea escencial, buscarle los tres pies al gato al rival, a cada situación táctica, al arbitraje y, si fuera preciso, al inflado de la pelota o al abrillantador del parquet. Se trata de darle todas las vueltas posibles al asunto para acabar encontrando sus mejores bazas, para que Diamantidis maneje con su pericia características, para que Schortsanitis y Lasme abrumen cerca del aro, para confundir a Navarro, no permitirle a Lorbek entrar en la eliminatoria o a Tomic en el partido. Un poco de todo eso aconteció. Los partidos se emponzoñan hasta el límite y en esa confusión es donde se desenvuelven de maravilla los griegos y donde tienen propensión a extraviarse los jugadores de Xavi Pascual. Y así fue como un triple de Gist encendió la primera alarma en el marcador: 11-19. Y Lorbek, nada más anotar su primera canasta en toda la eliminatoria, sumó la tercera falta y prosiguió su camino de espinas.

Barça, 65; Panathinaikos, 66

Parciales: 11-16; 21-11; 18-21 y 15-18

Barcelona Regal: Sada (6), Navarro (20), Ingles (3), Lorbek (7), Tomic (6) —equipo inicial—; Marcelinho (5), Abrines (10), Jasikevicus (2), Wallace (2) y Jawai (4).

Panathinaikos: Diamantidis (10), Xanthopoulos (2), Maciulis (5), Tsatsaris (1), Schortsanitis (4) —equipo inicial—; Bramos (13), Ukic (8), Lasme (9), Gist (14), Banks (0) y Skordilis (0).

Árbitros: Ryzhyk (Ucrania), Viator ( Francia) y Paternico (Italia). Sin eliminados.

6.698 espectadores en el Palau Blaugrana.

Próximo partido: martes 16 en Atenas.

Los jugadores del Barça, con la mosca tras la oreja después de que el presidente del Panathinaikos lanzara una desaforada campaña contra el arbitraje y la Euroliga tras el primer partido disputado el martes, empezaron a caer en la trampa, a protestar, a sentirse agraviados. Si el Barcelona reaccionó fue gracias a que, más allá del ruido y la confusión, fue a base de pequeños detalles: una defensa en zona a la salida del descanso, una irrupción espléndida de un Abrines que se confirma en las últimas semanas como el prometedor jugador que fue nombrado el mejor sub-18 de Europa hace dos años, una buena ración de triples y un acelerón de Navarro.Todo eso le permitió al Barcelona despegar como un cohete en el tercer cuarto (40-27).

Pero el Panathinaikos recuperó el hilo con idéntico brío y devolvió el partido al alambre. El Barcelona se perdió en aspectos vitales, empezando por el rebote y acabando por su mala defensa a los exteriores del Panathinaikos en el último cuarto, en el que Bramos y Diamantidis decidieron con cuatro triples. El Barcelona vuelve a perder el factor cancha, como hace dos años. Un dramón.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información