Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Di Canio, ‘conflicto diplomático’

El exfutbolista italiano, reconocido fascista, llega al banquillo del Sunderland, lo que provoca la dimisión de David Miliband, exministro británico de exteriores

Di Canio celebra un gol del Swindon Town durante su etapa al frente del equipo. Ampliar foto
Di Canio celebra un gol del Swindon Town durante su etapa al frente del equipo. REUTERS

El fichaje de Paolo Di Canio como nuevo entrenador del Sunderland ha provocado una tormenta en este club de la Premier League, con la inmediata dimisión de su vicepresidente, David Miliband, en respuesta a los postulados fascistas defendidos por el italiano en el pasado. La imagen del antiguo futbolista con el brazo derecho en alto cuando jugaba con el Lazio (2005), junto a su defensa de entonces de la figura de Benito Mussolini, han provocado que el político laborista y anterior ministro de Asuntos Exteriores, procedente de una familia de emigrantes judíos que huyó del nazismo, abandone la directiva del club.

El gesto de Miliband, que ha traspasado los titulares de las secciones deportivas por su naturaleza política, viene a atizar la crisis de un Sunderland situado a tan sólo un punto del descenso tras su derrota del pasado sábado ante el Manchester United (0-1). La directiva destituyó de forma fulminante al veterano técnico norirlandés Martin O’Neill y anunció su sustitución por Di Canio, antiguo jugador en el Juventus, el AC Milan, el Lazio, el West Ham United y el Celtic. El italiano había ejercido hasta hace pocos meses de entrenador en el Swindon Town (Tercera inglesa), donde su polémica figura suscitó el rechazo del sindicato GMP, que retiró su patrocinio del club como protesta.

Di Canio celebra la victoria del Lazio ante el Roma, en 2005, con un saludo fascista. ampliar foto
Di Canio celebra la victoria del Lazio ante el Roma, en 2005, con un saludo fascista. ap

Los enfrentamientos protagonizados por Di Canio con la plantilla del Swindon Town son el reflejo de una personalidad irascible que, en 1998, le mereció una de las sanciones más duras impuestas por la Federación de Fútbol inglesa: alineado con el Sheffield Wednesday frente al Arsenal, Di Canio respondió a su expulsión del campo derribando al árbitro con un empujón. La agresión se saldó con once partidos de suspensión y una multa de 10.000 libras.

“Soy fascista pero no racista”, declaraba el italiano durante su época en el Lazio cuyas consecuencias todavía hoy persiguen a este romano (1968) que llegó a calificar a Benito Mussolini de “personaje profundamente incomprendido”. Porque la hinchada británica sigue identificando a Di Canio con los seguidores fascistas de aquel equipo italiano, que en su reciente visita al Tottenham (el equipo del norte de Londres identificado con la comunidad judía) volvieron a proferir cantos antisemitas y racistas desde la grada.

En ese currículo plagado de incidentes también hay lugar para un episodio positivo que fue reconocido por la Fifa en 2001, cuando Di Canio eludió la oportunidad de marcar un gol frente al portero lesionado del Everton.

El Chelsea elimina al United en la FA Cup

Un gol del internacional senegalés Demba Ba dio el triunfo, por 1-0, al Chelsea frente al Manchester United en el replay de la sexta ronda de la FA Cup inglesa, disputado en Stamford Bridge, así como la clasificación para las semifinales del torneo, en las que se enfrentará al Manchester City.

Ba aprovechó una asistencia del internacional español Juan Mata para conectar una volea que no pudo detener David de Gea. El Chelsea, que ha ganado la FA Cup cuatro veces en las últimas seis temporadas, se enfrentará al City, vencedor de la edición de 2011, en Wembley el 14 de abril. La otra semifinal enfrentará al Millwall con el Wigan Athletic, entrenado por Roberto Martínez, el 13 de abril.

Más información