Lakers, un dilema gigante

D’Antoni no consigue que Howard y Pau Gasol rindan bien juntos, una premisa que considera imprescindible para triunfar

Pau Gasol lanza ante el brasileño Nene, de los Wizards, en su regreso. Al fondo, Howard.
Pau Gasol lanza ante el brasileño Nene, de los Wizards, en su regreso. Al fondo, Howard. AP

Los Lakers creyeron haber reunido una pareja dominante como pocas veces se ha visto en la historia de la NBA cuando juntaron el pasado verano a Dwight Howard con Pau Gasol. Se comparaba con los dúos de los que disfrutaron los Spurs con David Robinson y Tim Duncan, o los Rockets con Olajuwon y Ralph Sampson. La realidad, en cambio, se ha mostrado tozuda. Por ahora, la pareja de marras no ha funcionado, aunque las lesiones de uno y otro les han impedido desarrollar la química imprescindible, máxime cuando se trata de un pívot de 2,11 metros y 120 kilos, caso del de Atlanta, y otro de 2,13 metros y 113 kilos, caso del de Sant Boi.

La reaparición de Gasol, que se perdió los últimos 20 partidos a causa de la lesión que sufrió en un pie el 5 de febrero, ha reavivado el debate. Vuelven a ponerse de manifiesto las contradicciones del entrenador de los Lakers, Mike D’Antoni. Y la derrota ante Washington (100-103), en el partido en el que regresó Gasol y en el que también volvió Kobe Bryant tras haberse ausentado en los dos últimos a causa de un esguince en un tobillo, no hizo sino añadir leña al fuego.

Con Pau y sin Pau

  • El pívot español ha disputado 37 de los 70 partidos que suman los Lakers esta temporada. Con él, han ganado 18 partidos y han perdido 19; sin él, han ganado 18 y han perdido 15. El pívot español acumula su peor promedio anotador en sus 12 temporadas en la NBA: 13,1 puntos y uno de los peores en rebotes: . Los promedios de su carrera son 18,4 puntos y 9,2 rebotes.
  • Dwight Howard ha jugado 64 partidos, con 33 victorias y 31 derrotas. Sin él, los Lakers han cosechado tres triunfos y tres derrotas. Promedia el segundo peor promedio anotador de su carrera, 16,5 puntos, y 12,5 rebotes.

Gasol, lejos de su mejor forma, estuvo desacertado en el tiro, con dos canastas en 10 lanzamientos, para un total de cuatro puntos y ocho rebotes en poco más de 20 minutos en la cancha. Los Lakers ciertamente fueron muy superiores a los Wizards en el rebote, sobre todo gracias a los 15 que capturó Howard, aderezados también con 20 puntos. Pero volvió a faltarle química al equipo de Los Ángeles. Y eso que empezó de manera inmejorable y se escapó por 18 puntos en el marcador al comenzar el tercer cuarto (59-41). Pero, acto seguido cayó en barrena. “Este es un buen equipo que, por la razón que sea, no logra estar estimulado colectivamente para jugar duro todo el tiempo, en cada jugada”, se lamentó D’Antoni tras la segunda derrota seguida de los Lakers ante dos equipos de la zona baja de la tabla, Phoenix y Washington. “Cuando juntamos las manos, gritamos ‘¡Título!’ y salimos a la cancha. ¿Título? Es de risa. Deben estar bromeando. Nadie entiende la importancia de cada posesión ofensiva y defensiva. Nos estamos engañando a nosotros mismos”.

La situación no está para bromas en Los Ángeles. Quedan 12 partidos para el final de la fase regular y los Lakers ocupan la octava plaza, la que tanto les costó alcanzar y la última que da derecho a disputar los playoffs. Pero Utah, noveno, con solo dos victorias menos, se mantiene al acecho e incluso Dallas y Portland mantienen opciones.

Este equipo, por la razón que sea, no juega duro todo el tiempo”, dice el técnico

Los Lakers enlazaron su mejor racha desde el 1 de febrero hasta el 22 de marzo, con 16 victorias y siete derrotas, un periodo en el que Howard y Gasol nunca jugaron juntos. Antes de eso, D’Antoni le dio muchas vueltas al quinteto titular. Intentó que Gasol jugara de cuatro pero muy abierto, lanzando muchos tiros desde seis metros, incluso triples. Llegó incluso a relegarle a la condición de reserva. Ahora, sin embargo, mantiene: “No podemos hacer nada en los playoffs si Gasol no se siente cómodo. Tiene demasiado talento, es muy bueno. Y Howard es también muy bueno y tiene mucho talento”.

La buena racha de los Lakers coincidió igualmente cuando D’Antoni fijó un quinteto titular con Nash, Kobe, World Peace, Clark y Howard, y una rotación de ocho jugadores en la que solo contaba con tres reservas: Jamison —se lesionó contra los Wizards y está pendiente de unas pruebas médicas—, Meeks y Blake. El regreso de Gasol obliga a recomponer el esquema. Y curiosamente también, las seis únicas veces que los Lakers han podido empezar con su quinteto de lujo —Nash, Kobe, World Peace, Gasol y Howard— han perdido.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS