Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las selecciones de Gales e Irlanda abren un torneo sin favoritos

El 15 de Cardiff, campeón invicto en 2012, ha perdido los siete partidos que ha disputado desde entonces

Pascal Pape, de Francia; Jamie Heaslip, de Irlanda; Sam Warburton, de Gales; Chris Robshaw, de Inglaterra; Kelly Brown, de Escocia; y Sergio Parisse, de Italia, con el trofeo del Seis Naciones. Ampliar foto
Pascal Pape, de Francia; Jamie Heaslip, de Irlanda; Sam Warburton, de Gales; Chris Robshaw, de Inglaterra; Kelly Brown, de Escocia; y Sergio Parisse, de Italia, con el trofeo del Seis Naciones. Getty Images for RBS

Europa se convertirá en almendra esta tarde, cuando en el Millenium Stadium de Cardiff comience oficialmente el Torneo de las Seis Naciones con la disputa del Gales-Irlanda (14.20, Canal+ deportes). Posteriormente, en Twickenhan, Inglaterra recibe a Escocia, o lo que es lo mismo, la Calcutta Cup está en juego. El torneo, abierto e incierto como pocas veces, se espera que resulte emocionante y espectacular como de costumbre. La gran fiesta del rugby en el hemisferio norte llena de tradición, pasión y cervezas la vieja Europa. Mañana, Italia recibe a Francia (16.20), un partido que, como todos hasta el 16 de marzo, ofrecerá Canal+ Deportes.

Defiende título Gales, que lo ganó el año pasado con un Gran Slam histórico, pero que no levante cabeza desde entonces y ha encadenado siete derrotas, una por cada partido disputado. Los de rojo abren fuego contra Irlanda, en un partido trascendente porque, como pocas veces, el calendario parece darles una ventaja a los irlandeses.

Todo pasa por lo que hagan hoy contra los de Rob Howley. Si salen vivos de Cardiff, el panorama no puede ser más esperanzador: recibirán a Inglaterra y Francia en Dublín y deben rendir visita a Escocia, —conjunto que sigue en la mediocre línea de los últimos años, puro quiero y no puedo— para cerrar el curso en Roma. En medio del cambio generacional —estrena incluso capitán— también ha ganado juego de riñones. Por el contrario, Gales llega convertida en un mar de dudas, a medio camino entre lo que se supone que puede ser y lo que está resultando. De su potencial no hay duda, pero sí de su rendimiento. Inglaterra, que viene de ganarle (38-21) a Nueva Zelanda, jugara con cinco novatos y alineará a Billy Twelvetrees como centro, al estar lesionado Manu Tuilagi. Stuart Lancaster ha nombrado a Jack Clifford como nuevo capitán y en Escocia debuta Mailand, nacido en Nueva Zelanda de padres escoceses.

Pocas veces está más claro quién parte como favorito; a Escocia solo le avala el orgullo. Mientras, Francia, a lo suyo, visita mañana el Estadio Olímpico de Roma, donde aun resuenan los ecos de la humillante derrota en su ultima visita. También usará un nuevo capitán. Al mando del juego, tras fracasar con Parra, se encomiendan a la supuesta madurez de Michalak, cada vez más sensato al hacer jugar, mientras aguarda como quien espera a Papa Noel la eclosión de Picamoles, el espectacular 8 del Toulouse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.