El fracaso de Gago

El mediocentro vuelve a Argentina después de seis años sin triunfar en Europa

Gago despeja el balón ante Di María.
Gago despeja el balón ante Di María.Juan Carlos Cárdenas (EFE)

Fernando Gago (Ciudadela, Buenos Aires, 1986) llegaba a la ciudad deportiva de Paterna, se entrenaba y se iba. Apenas saludaba a los empleados del club ni a los compañeros. No tenía nada que compartir salvo con su amigo y compatriota Ever Banega, para quien es un ídolo. Ni siquiera acudió a ver a su equipo cuando este recibió al Madrid en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey. Prefirió pagar la multa establecida por el reglamento interno de la entidad. Así trascurrieron los últimos días de Gago en el Valencia antes de marcharse hoy a Argentina, donde ya ha formalizado su cesión al Vélez Sarsfield, según ha informado el Valencia en un comunicado.

Fichado del Madrid en verano por 3,4 millones, Gago ha dejado poco amigos en Valencia en estos seis meses. “Es poco sociable, no genera simpatía, va sobrado”, lo definió un técnico de Mestalla. “Es muy narcisista”, añadió. Su peso en el equipo fue diluyéndose inexorablemente. Al principio, en el arranque del campeonato, fue un jugador capital para Mauricio Pellegrino, a la altura del retrato que el mediocampista colgó en su página web: “Elogian mi visión de juego, cómo cubro los espacios y cómo cuido la pelota”.

Es poco sociable, no genera simpatía, va sobrado”, lo definió un técnico de Mestalla. “Es muy narcisista”

Fue el mejor ante el Zaragoza y el Lille, ambos en Mestalla. “Dependemos demasiado de él”, llegó a reconocer un preparador. Pero poco a poco todo se torció. Al mezclarlo con Banega en el centro del campo, Pellegrino cavó su propia tumba. El Valencia se derrumbó ante el Betis, ante el Málaga y, sobre todo, frente a la Real Sociedad. La destitución de Pellegrino, el 1 de diciembre, desató la cólera de Gago contra el presidente, Manuel Llorente, a quien anunció su deseo de abandonar el club.

A los ojos limpios del nuevo entrenador, Ernesto Valverde, Gago era perfectamente recuperable. Le esperó a que volviera de las vacaciones navideñas y de una lesión muscular para actuar en la Liga ante el Madrid en Mestalla. Su estado de forma en ese primer periodo fue tan deplorable, otra vez acompañado de Banega en la medular, que el técnico vasco, tras la goleada en 45 minutos (0-5), lo sustituyó en el descanso. Si Valverde esperaba una reacción en positivo de Gago, no la hubo. Al contrario. Se acentuó su ensimismamiento. Su desapego por la entidad y los compañeros. Ante las lesiones de Albelda y Parejo, Valverde alineó a un central, Víctor Ruiz, como mediocentro. No convocó a Gago ante el Madrid en el regreso de la Copa ni ante el Depor en la Liga. La actitud del jugador siguió por el mismo camino.

Ese ha sido su principal lastre desde aterrizar en Europa en diciembre de 2006: su incapacidad para adaptarse a sus nuevos vestuarios. El Madrid pagó por él 20,4 millones al Boca Juniors. Venía con los mejores antecedentes. Un 4 con la personalidad para seducir a la Bombonera a los 19 años. Un mediocentro a la estela de Fernando Redondo, 38 veces internacional, oro olímpico con la albiceleste en Pekín 2008. Pero seis años en Europa no le han servido para escribir su propio relato. La falta de humildad le ha impedido reconocer los límites de su talento. Si el Valencia lo ha cedido al Vélez, no tiene ninguna intención de repescarlo. Europa no ha sido propicia para Fernando Gago.

Trayectoria y palmarés de Gago

TRAYECTORIA:

Boca Juniors:
2004-2006

Real Madrid: 2007-2011

Valencia: 2012-Actualidad

PALMARÉS:

- Campeonatos Nacionales

Boca Juniors: Torneo de Apertura (2005), Torneo de Clausura (2006).

Real Madrid: Liga (2007, 2008), Supercopa (2008), Copa del Rey (2011).

- Campeonatos Internacionales

Copa del Mundo Sub-20: Selección argentina (2005)

Recopa Sudamericana: Boca Juniors (2005)

Copa Sudamericana: Boca Juniors (2005)

Recopa Sudamericana: Boca Juniors (2006)

Oro en los Juegos Olímpicos de China: Selección Argentina (2008)

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS