La Juve confirma el fichaje de Llorente

El club italiano anuncia la llegada del delantero del Athletic, que cobrará 4,5 millones de euros por cada una de las cuatro temporadas que firmará a partir del 1 de julio

Llorenete sentado en el banquillo del Athletic.
Llorenete sentado en el banquillo del Athletic.TONI RODRIGUEZ (Diario As)

Se acabó el embrollo, el cruce de declaraciones altisonantes, el suspense. La Juventus ha confirmado en su página web que Fernando Llorente (Pamplona; 1985), todavía delantero del Athletic, será jugador del Juventus a partir del 1 de julio. Ha firmado por cuatro temporadas más una —decisión unilateral del club italiano—, a la razón de 4,5 millones netos por curso, además de las primas por objetivos, justo lo que pretendía el futbolista desde que se pusiera el punto final a la pasada Eurocopa, conquistada por España. El club turinés, que el miércoles plasmó la renovación del portero Gianluigi Buffon, ha celebrado la llegada de "el Rey León" "un verdadero ariete" con "óptima técnica", relegado en La Catedral —esta temporada ha disputado 22 partidos, pero solo cuatro como titular—.

El pasado 1 de enero, el Juventus se dirigió al Athletic mediante un comunicado oficial, según exige la reglamentación UEFA, para constatar que iniciaban un proceso de negociación con el 9. Era la declaración en firme de que Llorente era el delantero escogido por la dirección deportiva bianconera, siempre con la aquiescencia de Antonio Conte. “El técnico entiende que Fernando no solo garantizará gol al equipo, sino que también puede participar en el juego colectivo para guardar la pelota y lanzar a los extremos”, explican con orgullo desde el club italiano; “y no creemos que tenga problemas con las defensas italianas porque tiene cuerpo e inteligencia para hacerles frente”. El 1 de enero, entonces, se abrió la veda Llorente; pero la sinuosa negociación empezó meses atrás.

Nada más regresar de la exitosa Eurocopa, el kilométrico delantero (1,95 metros) se reunió con la dirección deportiva del Athletic porque no estaba conforme con su salario; pretendía una renovación acorde a sus números y renombre. Comprendía Llorente que los puntas de relieve internacional como él cobraban sueldos más generosos que el suyo y, por lo tanto, quería los mismos emolumentos. La respuesta del club bilbaíno, un tanto a regañadientes y tras hacer un estudio de mercado sobre esos jugadores con los que se comparaba —como Higuaín, Soldado y Negredo, entre otros— fue baja, lejos de lo que exigían Llorente y su hermano y representante, Jesús, que también quería un pellizco notorio como es habitual en estas operaciones. Un pellizco, sin embargo, que revolvió el estómago de la cúpula del Athletic, que presume de unos valores genuinos y de fidelidad únicos en el mundo, que entendió que no se podían añadir extras a alguien que se había formado en casa. Tan enquistada como pública la negociación, San Mamés no tardó en pronunciarse con una chifla al futbolista en el partido ante el Slaven Bilupo, croata, en la previa de la Liga Europa. “Ese día influyó en mi decisión”, expresó hace un mes el jugador.

El equipo turinés se reserva el derecho a renovarle por una quinta temporada

Floreció en esos momentos el interés del Bayern por Javi Martínez, luego fructificado en un fichaje estratosférico de 40 millones. Acción que jugó un doble papel; en su contra porque el club, con las arcas llenas, ya no estaba dispuesta a perder a los dos futbolistas capitales que llevaron al equipo a la final de Copa y de la Liga Europa; y a su favor porque le extendieron una oferta de cuatro millones por temporada. “Que no renueve no es por una cuestión económica, ya que la oferta del Athletic hasta el final ha sido irrechazable. Llevo cuatro o cinco años con números muy buenos, a partir de ahí he podido ver otras cosas, he sido campeón de Europa y del mundo con la selección, y al final uno quiere crecer deportivamente e intentar otras cosas que no he tenido la suerte de que aquí salieran bien”, aseguró entonces. Ya no tenía la cabeza en el Athletic porque el aficionado le reprobaba su actitud tanto en la ciudad deportiva de Lezama como en La Catedral, porque la relación con el técnico, Marcelo Bielsa, estaba rota —le expulsó en un entrenamiento al entender que no se estaba entregando como debía— y porque varios equipos habían llamado a su puerta.

Cogió entonces color y forma el comunicado de la Juve del uno de enero, ratificado hace una semana por el director general bianconero, Beppe Marotta, que se expresó en la Radio 24 italiana: “Soy optimista con su contratación. Creo que jugará con nosotros en julio”. Ya es oficial.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS