Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guaita, mucho más que un suplente

En un Valencia repleto de reservas, solo el portero lo sostiene ante un Osasuna peleón pero sin puntería

Los jugadores del Valencia felicitan a Tino Costa. / J. C. CARDENAS (EFE)

Valverde quería ver cómo compite su otro portero y a fe que tuvo oportunidad. Plagado de suplentes, Mestalla solo encontró una garantía en Guaita, que contuvo con su elasticidad habitual los remates de Joseba Llorente. Después entraron Banega y Soldado para confirmar una eliminatoria decantada en el choque de Pamplona. La plantilla valencianista no salió bien parada de la cita y a Osasuna le faltó eficacia para corresponder a sus buenas maneras atacantes. Un mal que le está condenando últimamente.

Tras una media hora plomiza, en la que los suplentes de Valverde hicieron méritos para seguir siéndolo, comenzó por sorpresa la diversión. A través de un zurdazo de falta de Tino Costa que liquidó al portero Andrés Fernández. Mestalla se escapó del sopor y ese ligero entusiasmo llevó a Albelda a intentar una acción desconocida para él: la chilena. Pifió el remate, claro, pero el público le agradeció el optimismo. El capitán ya ha jugado más minutos en un mes con Valverde que en los cuatro meses de Pellegrino.

El partido se resquebrajó y Osasuna, presionando con cierto rédito ante la patosa zaga local, halló la ocasión de entrar en él. El pase bombeado de Timor a la espalda de Víctor Ruiz fue amortiguado perfectamente por Joseba Llorente. El control orientado le permitió disparar con el alma, desde el borde del área, lo más cruzado posible para ajustar la pelota junto al palo. La sonrisa del atacante, con pocos minutos en la Liga, expresaba el orgullo ante una acción propia de un delantero puro. La grada la tomó con Víctor Ruiz, a quien reprochó su falta de reacción en el tanto. Osasuna estaba a solo dos goles de pasar la eliminatoria y ocasiones no le faltaron. Hasta Rami cabeceó hacia su propia portería propiciando la estirada salvadora de Guaita. Entonces, se inició un duelo particular: cabezazos de Llorente y respuestas veloces y precisas de Guaita.

De entre los reservas valencianistas, solo Bernat dio muestras de clase en sus caracoleos por la banda derecha, a pie cambiado, aunque sin concretar. Cissokho percutió como si le fuera la vida en ello, pero sin fortuna. Valverde se vio obligado a dar paso a Banega y a Soldado. Y el Valencia mejoró al instante. El medio argentino impuso su calidad técnica y el delantero hizo lo que mejor sabe, un gol para cerrar la eliminatoria.

VALENCIA, 2 – OSASUNA, 1

Valencia: Guaita; Barragán, Rami, Víctor Ruiz, Cissokho; Viera (Banega, m. 56), Albelda, Tino Costa, Bernat (Guardado, m. 87); Jonas; y Valdez (Soldado, m. 65). No utilizados: D. Alves; Piatti, Ricardo Costa y Parejo.

Osasuna: A. Fernández; Echaide, Rubén (M. Flaño, m. 68), Arribas, Nano; Cejudo (Onwu, m. 71), Lolo, Timor, Lamah; Oier (Puñal, m. 62); y Llorente. No utilizados: Elías; M. Bertrán, Kike Sola y Armenteros.

Goles: 1-0. M. 33. Tino Costa. 1-1. M. 36. Llorente, en disparo cruzado. 2-1. M. 90. Soldado.

Árbitro: Velasco Carballo. Amonestó a Rubén y Timor.

Estadio de Mestalla. 10.000 espectadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >