Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid enseña los colmillos

Los blancos se imponen con solvencia al lujoso elenco del Fenerbahçe (75-83) liderados por Rudy y Begic

Rudy Fernández busca el pase ante Sato
Rudy Fernández busca el pase ante Sato EFE

El Madrid aprende de sus errores. La Euroliga no admite despistes y los de Laso, que hace una semana patinaban ante el Khimki, se reivindicaron a lo grande ante los nuevos ricos del baloncesto turco: el Fenerbahçe de McCalebb y Pianigiani, dos de los culpables de que los blancos descabalgaran el curso pasado en la carrera europea.

Llegaban advertidos a la cita en Estambul y se esmeraron desde el salto inicial en la tarea. Nada que ver con la modorra de Moscú. Agarrados al impulso de Draper y a los centímetros de Begic, los blancos presentaron credenciales ante un rival con el paso cambiado. Intensos en defensa y ágiles en ataque, firmaron un parcial de 6-12 que pronto encarriló el partido. El abrumador dominio en el rebote (3-13 en el primer cuarto; 22-34 al final) permitió al Madrid, siempre al mando, desplegar el libreto vertiginoso de sus mejores tardes.

Fenerbahçe, 75 - R. Madrid, 83

Fenerbahçe: McCalebb (12), Onan (14), Sato (4), Savas (5) y Batiste (2) —cinco inicial—; Peker (2), Bremer (2), Andersen (13), Karaman (4), Bogdanovic (5) y Preldzic (12).

Real Madrid: Draper (2), Rudy Fernández (21), Carlos Suárez (0), Mirotic (9) y Begic (14) —cinco inicial—; Sergio Rodríguez (12), Pocius (0), Carroll (15), Felipe Reyes (4) y Slaughter (6).

Parciales: 13-21; 23-21; 21-24 y 18-17.

Árbitros: C. Christodoulou (Gre.), B. Ryzhyk (Ucr.) y D. Javor (Esln.). Sin eliminados.

12.100 espectadores en el Fenerbahçe Ulker Sports Arena de Estambul.

Sin noticias de McCalebb, renqueante de un esguince que le tuvo entre algodones hasta la víspera, Pianigiani buscó sin resultado soluciones entre su lujoso repertorio, pero aún sin Llull, el fondo de armario de Laso no desmerece al del resto de candidatos al trono europeo. Sergio Rodríguez se hizo cargo de la brújula de Draper y Carroll tomó el testigo de Begic en la anotación. Sin solución de continuidad, los puntos pasaron de la pintura al perímetro para desasosiego de la defensa del cuadro turco. Entre el pívot esloveno y el escolta estadounidense acapararon 20 de los 42 puntos de su equipo al descanso. Enfrente, solo Andersen, secundado episódicamente por Preldzic, respondía a las expectativas.

El panorama era idílico para los de Laso, que tras el paso por los vestuarios dieron otra vuelca de tuerca. Era el día de Begic (14 puntos y seis rebotes). Con el expediente cargado de reproches, el pívot se reivindicó vistiendo de solemnidad su pose tranquila. Su séptimo tiro sin fallo disparó a los blancos en el marcador y el aterrizaje definitivo de Rudy hizo el resto. Un triple del escolta mallorquín dio al Madrid su máxima ventaja (41-56, m. 24). Apretando los dientes en defensa y siempre liderado por Andersen, el Fenerbahçe agitó entonces el partido con un parcial de 11-0 que despertó al público y ajustó el pulso.

El Madrid perdió la renta pero no el hilo (64-66, m. 33). Sin salirse del carril, los blancos asumieron el reto de aprobar un examen de carácter en una cancha de aúpa. En su salsa, Rudy volvió a reclamar los focos y, en los minutos de la verdad, se hizo cargo de ventilar el choque. Con 21 puntos, dos rebotes y cinco asistencias, selló un triunfo de enjundia que lanza la candidatura madridista.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información