Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La amenaza de la pareja perfecta

Götze y Reus impulsan el juego de toque del grupo alemán, el más joven de la competición, con 23 años de media

Reus. Ampliar foto
Reus. AP

El Borussia Dortmund quiere demostrar que no es un equipo de andar por casa. Se ha paseado dos años seguidos por el campeonato local, pero cuando disputa competiciones europeas la cosa cambia: hace un par de años fue eliminiado por el Sevilla en la Liga Europa a las primeras de cambio y la temporada pasada quedó último de su grupo en la Champions. Sobre el papel aúna codiciones para llegar muy lejos: practica el mejor fútbol de la Bundesliga con un juego de toque y presión en el que nunca se rifa una pelota. Para ello cuenta con Mario Götze y Marco Reus, las promesas más firmes del fútbol alemán, una pareja perfecta. Ambos asumen sin complejos su papel de estrellas, se buscan de forma continua en el campo y cuando el partido se complica no les tiemblan las piernas.

Götze reúne características poco usuales en el jugador teutón: creatividad e improvisación con el balón cosido al pie. El volante derecho del Dortmund resulta muy difícil de parar porque se mueve por todo el frente de ataque, arranca con gran velocidad y siempre encuentra el hueco preciso para dársela a un compañero en el último instante. Cuando conecta con Reus, que llegó este año del Mönchengladbach por 18 millones, ya es demasiado tarde para la defensa rival.

Ambos asumen sin complejos su papel de estrellas, se buscan de forma continua en el campo

Reus, más vertical pero menos imaginativo que su socio, sorprende con constantes diagonales por las dos bandas y por sus disparos endiablados con ambas piernas. Además de marcar las diferencias, los dos llevan muy dentro al Borussia: Götze, de 20 años, renovó su contrato hasta 2016 rechazando suculentos contratos en la Premier, y Reus, de 23, dio prioridad a la oferta del Dortmund para regresar al club donde había sido canterano durante una década (1996-2006). La guinda la pone el polaco Lewandowski: buen rematador y muy frío a la hora de definir delante del portero.

Contra el Madrid, el conjunto germano cuenta con el hándicap de la probable ausencia por lesión de Gündogan, cerebro del medio campo que ha hecho olvidar a Sahin; la del habilidoso extremo polaco Blaszczkowski, ya descartado; y la del solvente lateral izquierdo Schmelzer. Por si fuera poco Götze no llegará en plenitud física a la cita porque arrastra problemas musculares. Sí podrá contar con Hummels, el mejor central de la Mannschaft, líder de la zaga y pieza clave por su poderío en el juego aéreo: mide 1,91. El defensor destaca también por su facilidad a la hora de sacar la peltota jugada desde atrás. Además de las bajas, el Borussia no se encuentra en su mejor momento ya que este año ha bajado su nivel de intensidad y se muestra demasiado vulnerable en defensa. Tras un flojo arranque liguero en el que ha sufrido su primera derrota en casa después de dos años, el Bayern ya le saca 12 puntos, una diferencia casi insalvable. En la Champions su rendimiento sigue siendo una incógnita tras dar una de cal y otra de arena: exhibió un gran juego contra el City, pero antes defraudó contra el Ajax con una pírrica victoria por 1-0 tras un gol de Lewandowski a última hora.

Götze. ampliar foto
Götze. GETTY

Las malas actuaciones del Borussia fuera de la Bundesliga los dos últimos años encuentran difícil explicación vista la superioridad demostrada en la competición doméstica frente a un rival de la entidad del Bayern de Múnich, que rozó la última Champions. Los medios germanos achacan sus fracasos europeos a la temprana edad de sus jugadores: la plantilla, consolidada a base de canteranos, con una media de 23 años, es la más joven de la competición. Apuntan a que su falta de experiencia le pasa factura en los momentos clave. Esta teoría encaja con lo ocurrido hace un mes, cuando el Dortmund regaló un empate en el último minuto ante el Manchester City tras una inocente mano de su central Suboti. Un pecado de juventud que le puede salir muy caro al conjunto de la Región del Ruhr.

El técnico del Borussia, Jürgen Klopp, ya subrayó al término de la temporada pasada que el gran objetivo de su equipo era hacerse respetar en Europa: “Hay que lograr que nos teman”, advirtió. El entrenador asegura que esta vez cuentan con más posibilidades de pasar a octavos porque van con la lección aprendida tras los errores del pasado. El Madrid supone un buena prueba para demostrar a los escépticos que el Dortmund ya está preparado para dar el salto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información