Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrari pasa al ataque

Alonso confía en las mejoras aerodinámicas de su bólido para pelear por la ‘pole’ y la victoria en las tres próximas carreras

Alonso y Massa observan una réplica de su monoplaza. Ampliar foto
Alonso y Massa observan una réplica de su monoplaza. EFE

Después de una etapa en la que Ferrari se ha defendido como ha podido del empuje demostrado por sus principales rivales en la lucha por el campeonato del mundo de fórmula 1, especialmente en el caso de McLaren, la escudería italiana ha aterrizado en Singapur con un arsenal de complementos que incorporará al F2012 durante este fin de semana. Gracias a esta última gran evolución, el equipo de Maranello pretende cambiar el paso y pasar al ataque, o eso, al menos, es lo que aseguraba Fernando Alonso. El asturiano afronta la primera de las últimas siete carreras con más de una de ventaja respecto a Lewis Hamilton (37 puntos), su perseguidor más cercano, y con plena confianza en el trabajo que su tropa ha venido haciendo las últimas semanas, tanto en la fábrica como en Magny Cours, donde Ferrari y el resto de estructuras rodaron un par de días.

“Ahora llegan dos o tres grandes premios en los que tendremos la posibilidad de atacar. Siento que el coche será competitivo. Si ese es el caso, tendremos nuestras oportunidades”, dijo Alonso, ya en el circuito de Marina Bay, un luminoso tinglado por el Singapore Flyer, la noria más alta del mundo (165 metros). “Tanto aquí, como en Japón y Corea, nuestro objetivo es ganar y aumentar nuestra ventaja. Tenemos que maximizar esos 75 puntos que ahora se ponen en juego”, añadía el asturiano. “Creo que [esta vez] seré capaz de luchar por la pole. Aún es pronto, habrá que esperar a ver qué ocurre mañana en los entrenamientos, pero mi intención es pelear por ella y por ganar. Hay que meter una marcha más”, insistió el ovetense.

Para meter esa ‘marcha más’ de la que habla Alonso, la Scuderia tiene previsto equipar el bólido rojo con una serie de mejoras aerodinámicas que, teóricamente, deberían potenciar la carga aerodinámica del prototipo, un parámetro determinante en una pista como ésta. Para lograrlo, los ingenieros han preparado un nuevo alerón delantero, además de unos retoques en el suelo y el difusor y alguna otra cosa, invisible a la vista, para aumentar la refrigeración. “Fuimos competitivos en Mónaco y en Canadá, que vienen a ser dos trazados urbanos, y trataremos de volver a serlo aquí. Sabemos lo importante que es aquí la pole, así que el sábado es un día importante”, recalcó el bicampeón del mundo de 2005 y 2006.

A pesar de la carrerilla que ha cogido McLaren, que se ha impuesto en las tres últimas paradas (Hungría, Bélgica e Italia), Alonso se quita la presión de encima tirando de matemáticas. “Nuestra ventaja es que tenemos menos presión que los demás. Nosotros podemos fallar una vez, casi dos, ellos, no. Hay cinco o seis posibles campeones, pero soy el único que puede permitirse fallar. Ellos no pueden hacerlo y eso siempre aumenta la presión”, zanjó el español.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información