Thiago vuelve a bailar

El centrocampista del Barcelona, que se perdió los Juegos Olímpicos para cuidarse de una lesión en la tibia, brilla en la distribución por su golpeo del balón y su descaro

Thiago supera la marca de Xavi Torres y Barrada.
Thiago supera la marca de Xavi Torres y Barrada.ULY MARTÍN

Thiago Alcántara do Nascimento (San Pietro Vernotico, Brindisi, Italia, 1991) se pasó el último tramo de la temporada pasada con molestias en la tibia. Pero aguantó por ilusión y compromiso. Terminada la final de Copa contra el Athletic en el Calderón el 25 de mayo, donde jugó cuatro minutos, el club comunicó que Thiago debía parar. Esa misma noche, consciente de que no tenía solución, llamó a Del Bosque, para descartarse de cara a la Eurocopa de Polonia y Ucrania, con la esperanza de no faltar en Londres 2012. Pero no fue a los Juegos Olímpicos, porque no tenía opción. El “dolor en el tercio distal de la tibia derecha provocado por un traumatismo directo” no remitió tras un mes de descanso. Las pruebas médicas habían confirmado la existencia de “un edema” y se le aconsejó “reposo y tratamiento específico”, dejando claro que la evolución de la lesión marcaría el tiempo de baja. La última prueba, realizada un día antes de que Milla diera la lista, le dejó fuera de la Olímpica. No llegó a tiempo de los Juegos y los vio por televisión. “Les he dejado tirados”, se lamentó el día que España cayó eliminada en la primera fase.

“Lo pasó mal, pero estas cosas ayudan a crecer”, advierten en el club al hablar de un jugador que siempre ha sorprendido por su madurez en el campo, pero que en el vestuario se comportó desde el primer día como lo que es: un aprendiz, en el mejor sentido de la palabra. Por eso, desde que asomó por el camerino profesional, aplicó el consejo que le dio su padre: “Ver, escuchar, callar y aprender”. Y no le ha ido mal. Se ha ganado el respeto de los veteranos y lidera en cierta manera al grupo de los más jóvenes. Acumula 64 partidos con el primer equipo desde que debutó a los 18 años, en la temporada 2008-09.

“Comparar personalidades es difícil. ¿Tú eres igual que tu padre?” pregunta José Manuel Pinto, portero del primer equipo, cuando se le pide razón sobre Thiago, al que conoce desde que era un niño, cuando compartía vestuario en el Celta con Mazinho, su padre. “En Thiago se nota la educación recibida del padre, ese respeto con el que ves que trata a los demás, pero el carácter va con la persona. Tampoco han tenido una formación idéntica, cada uno ha vivido una experiencia vital diferente. Son profesionales y trabajadores y en eso se parecen, pero el carácter es distinto”, dice el andaluz, que suele explicar que cuando llegó al Celta cedido por el Betis llevaba un partido en Primera División y nunca había compartido vestuario con un campeón del mundo. “Llegué y me encontré a Mazinho, el primero que corría, el que más trabajaba, respetuoso, superhumilde… y era el único campeón de mundo en el vestuario. Un ejemplo”.

“Ya no se adorna como antes, va a lo práctico”, apuntan en el cuerpo técnico

Thiago, que ha estado fuera del campo los últimos cuatro meses y se ha pasado el verano trabajando en solitario en Barcelona, volvió a bailar el pasado sábado sobre el césped de Getafe. Tan valorado por Vilanova como por Del Bosque por su capacidad para hacer bien muchas cosas, jugó 58 minutos en su retorno, y aportó mucho aunque le faltó intensidad defensiva, porque cuatro meses pasan factura.

Thiago es un centrocampista diferente a los que el Barcelona tiene en el catálogo, que enriquece al equipo porque mezcla con todos y al tiempo, juega solo. Pasa como Xavi y se salta líneas con una facilidad parecida a Iniesta, porque es potente y tiene desborde. Físicamente es muy consistente, tiene nervio y además, se lo cree. En el campo la pide con descaro, incluso con exceso, un detalle que va puliendo. “Ya no se adorna, va más a lo práctico”, explican en el cuerpo técnico. “Es muy futbolero”, le señala Xavi, “y tiene una calidad espectacular”, añade. “Le hemos echado de menos, porque aporta muchas cosas”, tercia Busquets. “Nos va a dar mucho, llega fresco y con ganas. Tiene potencia, calidad y trabajo. Es muy joven, pero va a ser muy importante para el equipo”.

Nos dará mucho; llega fresco y con ganas. Tiene potencia y calidad” Busquets

Tipo tranquilo, enamorado del deporte más allá del fútbol, en especial del tenis, vive con su novia, estudia inglés y es la imagen en las redes sociales de la bebida energética 5 Hours Power.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50