Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Kimi está cada vez más cerca”

Raikkonen, con seis podios y todas las pruebas terminadas, pone en alerta a Ferrari

Kimi Raikkonen, en el circuito de Spa Francorchamps
Kimi Raikkonen, en el circuito de Spa Francorchamps Getty Images

Fernando Alonso se estableció como principal aspirante a proclamarse este año campeón del mundo de fórmula 1 en el Gran Premio de Europa que se disputó por la trastienda del puerto de Valencia, el pasado mes de junio. El asturiano es el único que ha conseguido mantenerse al margen de la inestabilidad que se ha instalado en el certamen y que, por ejemplo, ha hecho que la identidad de su perseguidor más inmediato haya cambiado tres veces en las últimas tres carreras. Tanto ajetreo favorece a los contendientes más regulares, y en ese aspecto, Alonso al margen, no hay otro como Kimi Raikkonen, que salió de Monza el tercero en la tabla de puntos, a 38 del español y con solo uno menos que Lewis Hamilton, el segundo.

El año de su regreso a la especialidad que le hizo grande, después de pasarse dos años despeñándose por los terraplenes del Mundial de Rallies, Raikkonen ha ido de menos a más y acumula seis podios, uno menos que Alonso, que en Italia igualó los 80 de Ayrton Senna. El finlandés es, junto a Nico Rosberg (ocupa la séptima posición del Mundial), el único que ha conseguido devolver el coche al taller en las 13 pruebas que se han celebrado hasta la fecha, y en solo una de ellas (China) se quedó sin puntuar (terminó el 14º).

El año de su regreso a la especialidad que le hizo grande, el finlandés acumula seis podios, uno menos que Alonso, que en Italia igualó los 80 de Ayrton Senna

En aquella ocasión, el corredor de Lotus llegó a circular el segundo, pero una mala estrategia de su escudería le hundió al final, una pifia que se ha repetido ya varias veces, y que resulta clave para comprender por qué Raikkonen aún no ha vuelto a ganar. El E20 es un monoplaza competitivo pero demasiado perezoso en los primeros giros, cuando circula con el depósito de combustible lleno, y eso es un inconveniente demasiado gordo si uno persigue a un McLaren, un Ferrari o un Red Bull.

En cualquier caso, mientras Alonso mira a Hamilton cuando se le pregunta cuál de sus oponentes le incomoda más, Stefano Domenicali, el máximo responsable de la Scuderia, admite que tiene un ojo puesto en Iceman [Hombre de Hielo], ese que en 2007 le dio a la marca de Maranello la que aún hoy es su última corona. Más que él, a ese sigilo tan peligroso que ha empleado hasta ahora para trepar hasta donde lo ha hecho. “Respeto a cada uno de nuestros rivales, pero siempre he dicho que Kimi es un conductor muy peligroso”, argumenta Domenicali, que conoce muy bien la habilidad del piloto nórdico. “Aunque va paso a paso está cada vez más cerca”, considera el ejecutivo italiano.

“Siempre he dicho que es uno de los tíos con más talento con los que he podido trabajar. Aunque es verdad que es un poco especial”, detalla Pedro De la Rosa, que coincidió con él en McLaren. En esto último coinciden todos los que trabajan a su alrededor, que a la hora de definirlo siempre recurren a lo mismo: “Va a su bola, es tal como lo vemos”. Ese carácter que le permite meterse en su yate, atracado en el puerto de Mónaco tras un abandono cuando corría para McLaren (2006), o el mismo que le hizo largarse pitando de Hungría hacia Finlandia para hacer motocross, otra de las tantas pasiones que practica a espaldas de su equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información