Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No hay un duro en el fútbol español”

Capi, exjugador del Betis y de la selección nacional, se retira jugando en el equipo de su pueblo, el Camas, en Primera Provincial

Capi celebra un gol de Betis junto a Joaquín en 2006.
Capi celebra un gol de Betis junto a Joaquín en 2006. EFE

“No hay un duro en el fútbol español. Yo ya soy un veterano y he decidido poner fin a mi carrera donde empecé, en el Camas, en el equipo de mi pueblo”, aclara Jesús Capitán, Capi, excentrocampista del Betis y de la selección nacional, justo antes de comenzar su última singladura como jugador de fútbol. A sus 35 años, el futbolista sevillano jugará en Primera Provincial después de rescindir su contrato con el Xerez, en Segunda División, donde le quedaba un año de contrato. “Llegó un nuevo presidente y me dijeron que tenía que rebajarme la ficha un montón. Yo dije que no, hablamos y llegamos a un acuerdo por romper mi contrato. A mí ya me pilla casi todo de vuelta, pero el fútbol español está muy mal. Al menos en Segunda División la situación es caótica”, aclara Capi.

El fútbol español ha cambiado mucho desde que empecé. Antes no siempre ganaba el Madrid y el Barcelona"

A lo largo del verano, recibió la llamada de Ligas extranjeras, ofrecimientos exóticos que tampoco colmaron sus apetencias. “Me llamaron de un equipo de Bangkok, en Tailandia, donde está jugando Arzu (compañero suyo en el Betis), pero no te ofrecen lo suficiente como para dar un cambio tan drástico en tu vida. También se interesaron por mí el Pachuca y el Pumas, de México, pero primero te ofrecen una cifra y luego, a la hora de la verdad, todo cambia”, indica Capi, cuatro veces internacional absoluto, con 11 temporadas en el Betis, dos en el Xerez y una en el Granada, campeón de Copa en 2005 y toda una vida dedicada al fútbol. “La gente en Camas está muy ilusionada, también los compañeros. Me gusta mucho el fútbol y jugar en Primera Provincial hace que mate el gusanillo. Voy a jugar con amigos, con gente con la que empecé en el equipo de mi pueblo. En gran medida cumplo un sueño porque me retiro donde empecé, en el Camas. Siempre lo tuve en mente”, reconoce Capi, un futbolista que debutó en Primera en la temporada 96-97, cuando estaba en el segundo equipo del Betis.

Después de un año muy bueno en el Granada, en el verano de 2000 hizo la pretemporada con el primer equipo verdiblanco, donde militó hasta el verano de 2010. “El fútbol español ha cambiado mucho desde que empecé. Antes había más dinero, no siempre ganaba el Madrid y el Barcelona… He tenido la fortuna de jugar muchos años en Primera, de compartir vestuario con gente de mucha calidad, como Alfonso, Joaquín, Oliveira y tantos y tantos otros con los que he tenido la fortuna de compartir esta profesión tan bonita”. Capi compaginará su estancia en el Camas, localidad de nacimiento de Sergio Ramos, en las afueras de Sevilla, con los estudios para sacarse el título de entrenador, primero el regional y luego el nacional. Es la forma de seguir vinculado al mundo del fútbol, que ha sido todo para Capi en su vida. “Empecé en los alevines del Camas y en infantiles me fichó el Betis. Nos fuimos un grupo de chavales y entre ellos estaba Redondo, que ha sido el que ahora me ha traído al Camas”, aclara el centrocampista.

¿Patadas? Todavía puedo esquivarlas"

Juan Luis Redondo, de la misma quinta que Capi, también jugará en Primera Provincial después de haberlo hecho en el Betis, el Hércules, el Logroñes, el Elche, el Sevilla y el Xerez. “Otra estrella para nuestro Camas”, señala Capi. A Redondo lo llamó Pablo Alfaro para jugar en el Leganés, en Segunda División B. “Le ofrecían tan poco que le costaba el dinero jugar al fútbol. Si la Segunda está cortita, imagínate la Segunda B”, recalca Capi. “Ahora vamos a llamar la atención en la Regional, pero solo somos un grupo de amigos que queremos pasarlo bien. ¿Patadas? Todavía puedo esquivarlas”, proclama el exinternacional, emblema de un buen Betis de la primera década de este siglo, que se coronó ganando la Copa en 2005 y logrando una histórica clasificación para la Liga de Campeones.

De ese grupo ya no queda nadie en la primera plantilla bética. Otro jugador emblema de ese equipo campeón, Juanito, ha dado por finalizada su carrera deportiva y se ha convertido en técnico de la cantera verdiblanca, en concreto del equipo juvenil. Juanito, después de jugar en el Betis, lo hizo en el Atlético de Madrid y en el Valladolid. Fue campeón de la Eurocopa 2008 con España y jugó el Mundial 2006. En la elite, tan solo queda Joaquín, que volverá a disputar la Liga de Campeones, ahora en las filas del Málaga. “Ojalá vuelva algún día al Betis. Cuanto antes mejor”, aclara el propio Capi.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información