400 millones de euros en el aire

El castigo al estadounidense llena de dudas el futuro de su fundación contra el cáncer

La pulsera de Armstrong.
La pulsera de Armstrong.Cathal McNaughton (Reuters)

Lance Armstrong, superviviente de cáncer y uno de los iconos en la lucha contra la enfermedad, fue además el responsable de contagiar la pasión por el ciclismo, ya consolidada en Europa, a miles de personas en Estados Unidos. Ahora los norteamericanos se preguntan si la decisión de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) hará más daño al deporte en este país que las dudas permanentes sobre uno de los iconos deportivos nacionales, una estrella global, campeón de campeones.

 Jim Caple, especialista de la cadena ESPN, afirmaba ayer que la agencia antidopaje “debía haberlo dejado pasar”. “No me preocupa el deporte, me preocupan sus seguidores y la cantidad de aficionados que se van a perder”, dice Caple, que confiesa haberse aficionado al ciclismo, como muchos norteamericanos, gracias al ejemplo de Armstrong.

La decisión de abandonar su propia defensa acaba con la carrera del deportista y deja en el aire el prestigio de su Fundación, Livestrong, centrada en la captación de fondos para la lucha contra el cáncer. Desde que fuera diagnosticado con un tumor de testículos a los 25 años, Armstrong se ha convertido en un icono internacional en la lucha contra la enfermedad, un ejemplo de supervivencia que no hizo más que crecer al mismo ritmo que lo hacía su carrera profesional. El deportista se escudó siempre en su trabajo en la organización y en el impacto que podría tener su suspensión no solo para Livestrong, sino también para otras organizaciones similares. Ayer repitió en el comunicado que la anulación de sus títulos y su prohibición de regresar a la competición deportiva de élite, en cualquier disciplina, no le impedirá continuar su trabajo.

Asociarse al deportista era sinónimo de éxito y aumento de ventas

“Hoy [por ayer] paso página. No volveré a responder sobre este caso, independientemente de las circunstancias. Me comprometeré al trabajo que comencé mucho antes de ganar el primer Tour de Francia: servir a los pacientes y las familias afectadas por el cáncer, especialmente aquellos con menos recursos”, firmó Armstrong. El ciclista anunció además que el próximo octubre Livestrong cumplirá 15 años y superará los 500 millones de dólares en recaudaciones [400 millones de euros]. Su fundación se promocionó con pulseras de éxito mundial: las muñequeras amarillas publicitadas por el ciclista se convirtieron en un símbolo de la resistencia frente a la adversidad y del espíritu de superación.

El deportista norteamericano también ha dado su respaldo a numerosas compañías que confiaron su crecimiento en el vínculo con un ciclista de éxito. En el caso de FRS Energy, unas bebidas energéticas, asociar el nombre de Armstrong a la marca disparó las ventas: la compañía multiplicó su tamaño por cinco y recaudó 18,5 millones de euros en 2010.

El principal patrocinador, Nike, dice que mantendrá su apoyo

“No me importa si en las escuelas de negocios te dicen que no recomiendes en tu carrera nada que no sea IBM”, declaró Armstrong en una ocasión a la cadena CNBC; “estoy en un momento de mi vida en el que no necesito nada profesional, económica ni personalmente. Prefiero estar junto a marcas que venden productos en los que creo”.

De momento, Armstrong cuenta con el apoyo de uno de sus grandes aliados a lo largo de su carrera y principal patrocinador de Livestrong, Nike. “Lance ha demostrado su inocencia y se ha mantenido impasible en sus afirmaciones”, dice un comunicado de la compañía; “Nike quiere continuar este respaldo a Lance y a la Fundación Lance Armstrong, creada por él para ayudar a supervivientes de cáncer”. La Fundación, por su parte, repite las palabras de Armstrong, que acusó a la USADA de mantener una persecución “subjetiva” en su contra y que además tendría unas consecuencias “predeterminadas”. El ciclista, cuya imagen está estrechamente asociada a la de la Fundación, y la de esta a su carrera deportiva, deberá trabajar ahora para que Livestrong no quede ligada exclusivamente a su derrota en los tribunales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS