Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un duelo que echa chispas

Un repaso en imágenes a las cinco últimas ediciones de la Supercopa, con tres títulos del Barça y enfrentamientos dentro y fuera del campo

Cristiano y Messi disputan el balón en la Supercopa de 2011. Ampliar foto
Cristiano y Messi disputan el balón en la Supercopa de 2011.

En los últimos cinco años Real Madrid o Barcelona han estado presentes en la final de la Supercopa de España. Desde 2009 el Barcelona ha logrado este trofeo todas las ocasiones que lo ha disputado. Los blancos, por el contrario lo levantaron en el 2008 y cayeron en 2007 contra el Sevilla. Eston son los mejores momentos del último lustro de una Copa que enfrenta nuevamente este año a los dos mejores equipos de España.

2007: El triunfo del Sevilla (Vencedor de la Copa del Rey: Sevilla; Campeón de Liga: Real Madrid)

El Real Madrid llegaba al partido de ida contra el Sevilla con la Liga bajo el brazo y con Bernd Schuster como nuevo entrenador, lo que propició al conjunto andaluz un rival en construcción. El Sevilla sentenció el partido (1-0) con un gol de penalti ante un Madrid que salió con un juego totalmente distinto al que había estado acostumbrado durante la era Capello —el técnico saliente—. El encuentro de vuelta solo supuso lo que ya se anticipaba, la derrota del campeón de Liga ante un equipo que se mostró cómodo y seguro y enfadó a la grada del Bernabéu. Y no es para menos, ya que el encuentro finalizó con un con un 3-5 a favor del conjunto sevillano. Uno de los momentos más espectaculares fue el gol del por entonces madridista Drenthe desde casi la mitad del campo.

2008: Robben, el héroe (Vencedor de la Copa del Rey: Valencia; Campeón de Liga: Real Madrid)

El Real Madrid revalidó su trofeo de Liga un año más y se presentó, con Van Nistelrooy como principal referencia ofensiva, ante un Valencia que estaba preparado para hacer sudar al conjunto blanco en el partido de ida. La principal arma de los campeones de Copa fue el trío formado por Mata, Silva y Villa, que consiguieron remontar—y ganar por 3-2 en casa— a un equipo cuya plantilla se durmió después de inaugurar el marcador. Pero en la vuelta en el Bernabéu estuvo la clave. El Madrid tenía una sorpresa inesperada con nombre propia, Arjen Robben. El holandés salió muy concentrado durante la segunda parte y fue fundamental para el triunfo de su equipo. Sólo en veinte minutos dio ocho pases que pudieron acabar en gol. Con Sergio Ramos como su escudero y Van Nistelrooy con la puntería definida, los blancos levantaron su octava —y última hasta el momento— Supercopa de España con una victoria por 4-2.

2009: El año del triplete (Vencedor de la Copa del Rey: Barcelona; Subcampeón de Copa Athletic; Campeón de Liga: Barcelona)

Sin lugar a duda el año más épico del conjunto blaugrana. Su técnico, Pep Guardiola, demostró que lograr tres grandes trofeos en un año no es motivo para dormirse en los laureles. Sin Messi, sin Ibrahimovic y sin Iniesta, Guardiola salió dispuesto a conquistar el primer título de la temporada 2009/2010 y se llevó el partido de ida con una victoria por 1-2 en San Mamés. En la vuelta el título prácticamente ya tenía nombre propio, pero el Barcelona quiso dejar clara su condición de gran equipo. Guardiola sacó toda la artillería pesada y firmó en el Camp Nou un cómodo 3-0 que permitió a los blaugrana levantar un nuevo título tres meses después de lograr el triplete. Esta Supercopa también se recordará por la pitada que sonó en el estadio, por parte de la afición de ambos equipos, cuando se escuchó el himno nacional.

2010: El Barcelona acalla a los críticos. (Vencedor de la Copa del Rey: Sevilla; Campeón de Liga: Barcelona)

“Campeones del mundo”. Esa era la frase más repetida en España aquel agosto de hace dos años. El partido de ida de la Supercopa tuvo lugar el 14 de agosto y prácticamente un mes antes, La Roja levantó en Sudáfrica su primera Copa del Mundo. Guardiola decidió no contar con los héroes de su equipo para este partido y dio una oportunidad a los canteranos. El Barcelona jugó como sabe, pero la falta de experiencia y la fuerza y concentración del Sevilla, con Kanouté al frente, propició que los blaugrana fuesen derrotados 3-1 en el Ramón Sánchez Pizjuán. En la vuelta del 21 de agosto en el Camp Nou, Guardiola utilizó a toda su plantilla titular y sentenció una final con goleada —4-0—. Una victoria que silenció a los críticos que dudaban si el Barcelona podría revalidar de nuevo el título.

2011: Messi no da un respiro al Madrid. (Vencedor de la Copa del Rey: Real Madrid; Campeón de Liga: Barcelona)

En esta temporada Real Madrid y Barcelona se midieron en múltiples ocasiones. El denominador común fue que los blaugrana siempre vencían. Salvo una vez. En la final de la Copa del Rey los blancos se quitaron la espinita derrotando y levantando con furia y euforia su nuevo título. La Supercopa era una nueva oportunidad para el gran duelo. El partido de ida del 14 de agosto no aclaró las dudas, sino que aumentó más la emoción. Con un empate (2-2) en el Bernabéu, la ida dejó el título en el aire.

Y ese día llegó el 17 de agosto. El partido estuvo empatado a dos durante toda la segunda parte. Hasta que en el minuto 82 Cesc Fábregas hizo su primera aparición como blaugrana y apenas cinco minutos después, en una jugada en la que fue fundamental, ayudó a Messi a sentenciar el partido (3-2). El encuentro acabó con una bronca monumental. Marcelo entró por detrás a Cesc, y los banquillos de ambos equipos se enzarzaron en una trifulca que acabó con Mourinho metiendo un dedo en el ojo a Tito Vilanova. Ahora ambos vuelven a encontrarse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información