Espargaró vuelve a brillar en Indianápolis

El piloto español se lleva la 'pole', por delante de Marc Márquez, en el circuito que le vio despertar en 2011

Esparagaró, en Indianápolis.
Esparagaró, en Indianápolis.GETTY

Indianápolis marcó el punto de inflexión en la temporada 2011 de Pol Espargaró. Había transitado como novato por la categoría de Moto2 con más pena que gloria hasta que llegó a Estados Unidos, donde completó una magnífica carrera, escalando posiciones con paciencia desde la séptima plaza de la parrilla hasta terminar segundo, a casi dos segundos de Márquez. Fue el primer premio al trabajo y el tesón de un chico que nunca baja los brazos. Volvería a subirse al podio en Malasia y con otra actuación discreta en Valencia (fue 14º) cerró un año con más sombras que luces. Nada que ver con este 2012. Cambio de equipo, cambio de aires y vuelta a las andadas. El pequeño de los Espargaró vuelve a ser tan dicharachero como siempre, señal de que todo anda según lo previsto. Y esas previsiones decían que alguien de su talento debía estar habitualmente entre los primeros. Eso es lo que ocurre este año.

Espargaró ha vuelto para ser la pesadilla de Márquez, como el pequeño de Cervera lo ha sido para el de Granollers desde que se batían cuerpo a cuerpo por los circuitos de toda Cataluña; luego fue en el Campeonato de España; y, finalmente, en el Mundial. Hoy están un peldaño por encima del resto. Así lo demuestran sus entrenamientos de este fin de semana en Indianápolis, donde han comandado cada sesión (solo Redding se coló con el segundo mejor tiempo entre Espargaró y Márquez la mañana del sábado). Así lo demostraron en la clasificación, en la que Espargaró se llevó la pole position tras ser dos décimas más veloz que el de Márquez. No en vano son el primer y segundo clasificado del Mundial.

No ha conseguido mejores resultados hasta ahora porque la mala suerte le ha perseguido

Espargaró está de dulce y no ha cuajado mejores resultados porque la mala suerte le ha perseguido en forma de lesiones y atropellos inesperados. Su moto, la Kalex, se confirma como la más completa y estable de la parrilla; y su equipo parece darle cuanto necesita para mantenerle contento y veloz -este sábado se apuntó el récord de la pista, un segundo y medio más rápido que el anterior-. Márquez, por su parte, sigue exhibiendo su desparpajo en cada carrera, es constante y tenaz, pese a que su Suter no era la mejor máquina en las últimas carreras. Por eso la fábrica realizó entrenamientos privados con él y con Thomas Luthi en Portimao durante el parón veraniego.

Y el trabajo parece haber dado sus frutos. No solo se confirma con los resultados, sino también en la cara del piloto, que se confiesa mucho más cómodo sobre su moto: un nuevo chasis, con un concepto diferente al anterior, y un nuevo basculante con los que tiene “más confianza en la moto” y de los que recibe mucha más información. Así es más fácil seguir la estela de Espargaró. Unas semanas más tarde, después del quinto puesto en Mugello, Márquez vuelve a sentirse con fuerzas para ganar. “Estoy preparado para la victoria”, dice. “Habrá que trabajar todavía un poquito más en la moto, la carrera será dura”, apunta su rival. El tercero en discordia, Andrea Iannone, con los mismos puntos en la general que Espargaró, será también el tercero en la primera línea de la parrilla de Indianápolis.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS