Rossi vuelve a Yamaha

El piloto italiano volverá a la fábrica japonesa a partir de 2013 y compartirá de nuevo taller con Jorge Lorenzo

Rossi felicita a Lorenzo tras proclamarse este campeón del mundo en 2010.
Rossi felicita a Lorenzo tras proclamarse este campeón del mundo en 2010.AP

Valentino Rossi no se rinde. No se ha cansado de ganar. Y todavía no ha empezado a aburrirse pese a pasar dos temporadas con más sombras que luces: solo dos podios, uno por año, acompañan su trayectoria reciente. Ha renunciado a su empeño de triunfar con Ducati, pero todavía no se ha rendido. Por eso vuelve a Yamaha, como ha anunciado esta mañana la fábrica japonesa, con un contrato por dos temporadas, hasta 2014. Regresa al equipo con el que ganó cuatro campeonatos del mundo. Regresa al que es, de hecho, el último equipo con el que ganó una carrera, en Malasia en 2010; con la última moto con la que logró un título, en el año 2009. Y con Jorge Lorenzo como compañero de equipo. Rossi se marchó el lunes pasado a las playas de Ibiza a descansar y reflexionar, directo desde California, donde se celebró el último gran premio, en Laguna Seca, donde dijo que en apenas unas semanas hablaría sobre su futuro, donde explicó qué ponía en una balanza y qué en otra. Ha pesado los pros y los contra y ha tomado una decisión. La menos arriesgada.

En un plato de su balanza: Ducati y la Desmosedici; en el otro: Yamaha y la M1. A favor de la fábrica italiana: la ambición de convertirse en el único piloto capaz de ganar con tres marcas diferentes; y el deseo de hacer realidad el sueño de hacer campeones del mundo a un piloto italiano con una moto italiana. A favor de la casa de los diapasones: el convencimiento de que dispondría de manera casi inmediata de una moto ganadora, competitiva, con la que podría, como mínimo, pelear por subirse al podio con mayor asiduidad de lo que lo hace ahora.

A los 33 años, tenía que decidir: seguir en el romántico proyecto de Ducati o volver a un equipo ganador

Ni Ducati, ni los nuevos dueños de la factoría, Audi, ni el principal patrocinador del equipo, Phillip Morris, han podido convencer a Rossi, de 33 años, de que se quedara. Sus argumentos no han sido suficientes: no lo ha sido la poderosa ficha anual que le ofrecían, más alta de la que tendrá en Yamaha -que ya echó el resto por Jorge Lorenzo-, pese a que el propio piloto ya explicó que la oferta, esta vez, era inferior a la que le ofrecieron cuando llegó, hace dos años -Rossi es hoy el mejor pagado de la parrilla: cobra 12 millones-. Tampoco le ha convencido la promesa de que habría un cambio estructural en la fábrica de Borgo Panigale y de que en 2013 tendría una Ducati competitiva. Su romántico proyecto ha fracasado. Han pesado más, sin embargo, las dudas de Rossi, a quien le cuesta entender que si los problemas con la Desmosedici no se han solucionado en un año y medio, no lo harán en unos meses.

El nueve veces campeón del mundo ha llamado a las puertas de Honda y de Yamaha desesperadamente, en busca de una alternativa más segura, de una moto capaz de devolverle a la gloria. Lo hizo desde que supo de la retirada de Casey Stoner a final de temporada y el mercado se agitó. La marcha de Ben Spies, compañero de Lorenzo en el equipo oficial de Yamaha -el mallorquín fue el primero en estampar su firma en un contrato que le ata a la casa que ya le hizo campeón en el 2010 por los próximos dos años- y la renovación de Dani Pedrosa unas semanas más tarde con Honda, equipo en el que, además, debutará Marc Márquez, despejaron algunas dudas. Y fue entonces cuando Lin Jarvis, director deportivo de Yamaha, le abrió definitivamente las puertas a Rossi.

Volverá a un equipo con el que besó el cielo y, literalmente, el asfalto de Welkom (Sudáfrica) en un estreno con victoria en el año 2004. Lo hará, eso sí, consciente de que ya no es la niña de sus ojos, de que no es su piloto número uno, de que tendrá que volver a compartir taller con Lorenzo y esta vez sus deseos ya no son órdenes. No habrá muros entre ellos.

Lorenzo vuelve a ser su compañero, pero la situación ha cambiado respecto a los años anteriores

Ducati, por otro lado, que ya anunció la renovación de Nicky Hayden por un año más hace un par de semana en Laguna Seca, pescará en aguas de Yamaha y dará su segunda moto oficial a uno de los dos pilotos del equipo satélite Tech3: Dovizioso, con dos podios este curso y una excelente temporada en su debut con una Yamaha, gana puntos respecto a Cal Crutchlow. Además, el equipo italiano planea formar un equipo junior con pilotos como Scott Redding, Andrea Iannone o incluso Danilo Petrucci.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS