Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué Estados Unidos es mejor?

Con los números en la mano, el Dream Team de 1992 supera en casi todos los aspectos a la actual colección de estrellas de la NBA

De izquierda a derecha, Robinson, Jordan, Ewing y Barkley en Barcelona '92. Ampliar foto
De izquierda a derecha, Robinson, Jordan, Ewing y Barkley en Barcelona '92.

Kobe Bryant empezó la batalla dialéctica. “Creo que podríamos ganar al Dream Team”, dijo. Y Michael Jordan, la estrella del Estados Unidos del 92, entró al trapo: “Solo me puede generar una enorme carcajada su comentario. Fuimos un equipo único y ganaríamos a cualquier rival actualmente”. Incluso el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no pudo resistirse a dar su opinión: “Yo soy del Dream Team original”. Pero, con los números en la mano, ¿quién es mejor?

Estados Unidos frente a Estados Unidos

El Dream Team anotó en los Juegos de Barcelona 938 puntos en los ocho partidos que disputó. Una media de 117,3 por partido. No sufrió ninguna derrota y arrasó, no hay otra palabra para describirlo, a todo el que se cruzaba en su camino. Jordan y compañía ganaron cada encuentro con una diferencia media de 43,8 puntos y nunca bajaron de los 100. El equipo que más se acercó en el marcador final, Croacia, se quedó a 32 puntos.

Los jugadores de Estados Unidos

Dream Team 1992: Laettner, Robinson, Ewing, Larry Bird, Pippen, Michael Jordan, Drexler, Malone, Stockton, Mullin, Barkley, Ervin Johnson.

Usa Team 2012: LeBron James, Kobe Bryant, Kevin Durant, Chris Paul, Kevin Love, Deron Williams, Russell Westbrook, Andre Iguodala, Anthony Davis, Carmelo Anthony, James Harden, Tyson Chandler.

El USA Team va por el mismo camino y, aunque en su trayectoria tanto en Londres como en la preparación no hay ninguna derrota, carecen del halo de imbatibilidad absoluta que rodeaba a la selección del 92. Han ganado todos los partidos, pero a punto han estado de estrellarse contra su propia superioridad. Lituania se quedó a cinco puntos (94-99) de dar la campanada y Argentina, con la que ya se había enfrentado en un amistoso, aguantó el ritmo hasta el descanso: después los estadunidenses anotaron 42 puntos en el tercer cuarto (97-126). En total, han metido 708 puntos, 156 de ellos –el récord absoluto en unos Juegos Olímpicos- fueron solo contra Nigeria. Los rivales fuertes les han puesto en más problemas. De hecho, en dos ocasiones no han sido capaces de superar la barrera de los 100 puntos (contra Francia hicieron 98 y contra Lituania 99). Pero, de momento, siempre han acabado certificando que son los mejores. Si no es uno es otro. Si LeBron está desacertado es Bryant quien enchufa un triple tras otro. Y si no, Durant da una exhibición. Y si, algo altamente improbable, los tres mejores jugadores del mundo tienen un mal día, Carmelo Anthony hace el récord de triples del olimpismo (10 en 12 intentos, contra Nigeria).

En el plano defensivo, el Dream Team encajó en Barcelona una media de 73,5 puntos por partido, 588 en total. El récord anotador lo tuvo Croacia en la final de los Juegos con 85 puntos. En Londres, Estados Unidos ha recibido 484 puntos en seis partidos, a 80,6 puntos por encuentro.

El ala-pívot Charles Barkley fue el máximo anotador estadounidense del torneo de 1992. Choca que, a pesar de las estratosféricas cifras de su selección, el ex de los Suns solo ocupe la novena posición. Promedió 18 puntos por partido, 144 en total. Los europeos Sabonis (23,9) y Petrovic (24,6) quedaron por encima de él. El segundo estadounidense más anotador fue Michael Jordan, con 14 puntos por partido (decimonoveno puesto). Los números del mejor anotador del USA Team, Kevin Durant, son similares: en seis partidos promedia 17,8 puntos (107 en total). Le sigue Carmelo Anthony, con 17,3 (104). Llama la atención que tanto LeBron James como Kobe Bryant solo hayan metido 69 y 67 puntos respectivamente, un promedio de 11,5 y 11,1. Estos números les sitúan en la cuarta y quinta posición del ránking de anotadores norteamericanos.

El pívot Patrick Ewing fue el mejor taponador del Dream Team: puso 15 tapones en los ocho partidos. Los mejores de la selección de Londres son los dos jugadores que menos minutos disputan, el número 1 del draft Anthony Davis (3) y el pívot de los Knicks, Tyson Chandler (4). Les sigue el omnipresente Kevin Durant, con dos.

En robos, el Dream Team no tiene rival. O por lo menos, Jordan no lo tiene. El para muchos mejor jugador de la historia robó 37 balones frente a los que poco pueden hacer los 16 de Chris Paul o los 11 de Durant. En asistencias las marcas están más igualadas: 47 de Scottie Pippen frente a 34 de LeBron o de Paul. Y aún les quedan dos partidos.

Kobe Bryant durante el partido contra Australia. ampliar foto
Kobe Bryant durante el partido contra Australia. G. Images

Y en el plano reboteador, por fin, ganan los chicos de Mike Krzyzewski. Karl Malone y Chris Mullin cogieron 5,3 rebotes por partido, mientras que Kevin Love promedia 7,1 y Durant, 5,5.

Los jugadores de Coach K son más jóvenes que los de Chuck Daly: 25 años de media frente a 29. Pero hay un aspecto donde el Dream Team golea a Kobe y compañía: en anillos de la NBA. Siete contra 23. Por si fuera poco, once jugadores del Dream Team están en el Hall de la Fama del baloncesto –todos menos Laettner-.

El Dream Team ha sido el mejor equipo de la historia. Su superioridad fue aplastante. Pero eran otros tiempos. La selección de Estados Unidos tiene a los mejores jugadores del momento y sigue ganando sin parar, aunque con menos margen. La NBA cada vez se nutre más con jugadores internacionales que dejan de ser meros comparsas para convertirse en auténticas estrellas. Ginobili llevó a Argentina a la cúspide con el oro olímpico de 2004. Nowitzki condujo a Dallas hasta el anillo en 2011. Tony Parker y Pau Gasol han sido claves en los campeonatos que se han llevado tanto los Spurs como los Lakers. Pero, a pesar de ese paso adelante del baloncesto no estadounidense, los norteamericanos siguen ganando todo. Ya lo demostraron en el Mundial de 2010.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.