Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una expulsión de ida y vuelta

El COI readmite al argelino Makhloufi tras haberlo excluido por no esforzarse al máximo

Makhloufi, tras ganar la semifinal de 1.500m.
Makhloufi, tras ganar la semifinal de 1.500m. AFP

La participación de Taoufik Makhloufi en la final de 1.500m pendía de un hilo. El atleta argelino ganó el domingo la semifinal imponiéndose al campeón mundial, el keniano Asbel Kiprop, con un tiempo de 3m42s24. Una vez clasificado y convertido en un firme candidato a medalla en dicha prueba, el atleta tuvo que correr por obligación la prueba de los 800m. Argelia no llegó a tiempo de borrarlo de esta prueba, ya que el plazo finalizaba el domingo, según informó una portavoz de la Federación Internacional de Atletismo. Ese mismo día el corredor también pasó un control antidopaje, y a Makhloufi no le quedó más remedio que correr.

Makhloufi necesita para correr la final un certificado médico que justifique por qué no acabó la prueba clasificatoria de los 800m

Hoy, el argelino, de 24 años, no corrió ni siquiera 200 metros y deambuló por el césped central, por lo que ha sido descalificado y expulsado de los Juegos. “El juez considera que el atleta no ha realizado un verdadero esfuerzo y decidió excluirlo de todas las pruebas en las que iba a participar en los Juegos”, informó la IAAF en un comunicado. Aunque Makhloufi todavía tenía una posibilidad de correr la final de los 1.500m el martes. Lo único que necesitaba era un certificado expedido por un médico local que justificar por qué no acabó la prueba clasificatoria de los 800m de este lunes.

La Federación Argelina recurrió la expulsión y alegó que Makhloufi se había retirado para no agravar sus molestias en una rodilla. A la vista de los informes médicos aportados por la delegación argelina, Makhloufi ha sido recalificado y podrá competir mañana en la final de 1.500 metros, en la que es uno de los aspirantes a medalla.

Las expulsiones de deportistas están salpicando en demasía los Juegos de Londres, donde la organización vigila con especial atención que los participantes compitan siempre para ganar tras el polémico arreglo de resultados ocurrido en el bádminton: entonces, ocho jugadoras fueron expulsadas por no jugar para ganar porque ya tenían la clasificación asegurada. Por eso el COI no dudó en excluir al fondista argelino después de las pocas ganas de correr que Makhloufi demostró en los 800m. La organización enseguida dedujo que no quería competir para no malgastar fuerzas de cara a la final de 1.500m, en la que es un claro favorito para llevarse medalla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.