Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No sé dejar la piragua ni en vacaciones”

Tras varios homenajes, la medallista Maialen Chourraut se prepara para el Campeonato de España la próxima semana

Chourraut, ayer, recibida en el Club Atlético de San Sebastián. Ampliar foto
Chourraut, ayer, recibida en el Club Atlético de San Sebastián. EFE

No es muy de celebraciones, pero no le ha quedado otra. Una medalla en unos Juegos, en un deporte en el que un fallo te puede dejar en ascuas, bien lo merece. Maialen Chourraut llegó ayer a Euskadi, por la noche, al aeropuerto de Hondarribia, donde fue recibida por decenas de personas que la llevaron hasta las inmediaciones de la playa de La Concha. Allí, el Club Atlético San Sebastián, su equipo tenía preparado un homenaje a toda la delegación de piragüismo de aguas bravas. Pero eso fue el fin de fiestas, el más emotivo quizás –“con la familia, los amigos..”- que se prolongó hasta casi la una de la madrugada, “muy tarde para lo que han sido estos días”, concede la palista guipuzcoana.

El trajín de Chourraut, en realidad, comenzó el jueves, pasadas las cinco y media de la tarde, en el Canal de Lee Valley, en Londres. Había bajado por última vez ese torrente de 300 metros que tanto le gustó la primera vez que lo vio, el año pasado. Con cara de circunstancias. Había concluido en tercera posición y faltaba una palista por descender. “Fue una bajada muy dura, y yo quería el oro”, ha recalcado muchas veces, todavía lo hace, Chourraut. Pero aquella cara le cambió al instante, consciente de que lo que había obtenido era histórico: la primera medalla del piragüismo español de aguas bravas en unos Juegos. “Al minuto ya estaba sonriendo, cómo no lo iba a hacer”, aclara por teléfono la lasartearra, que no ha querido ver repetida su última bajada: “De momento, no, lo prefiero, porque sé que no me va a gustar”.

De momento prefiero no ver la bajada final porque sé que no me va a gustar"

Sin tiempo siquiera para adecentarse comenzó su peregrinaje: por la entrega de medallas, atendiendo a los medios, que tanto han hablado y escrito sobre ella estos días –en la maleta guarda una colección de recortes de prensa que le regalaron ayer-, a la fiesta que le tenían preparada en la Casa de España, en el centro del Londres… así hasta la una de la madrugada en la que, “agotada”, llegó a la Villa Olímpica. Con el tiempo justo para echar una cabezadita, hacer la maleta y partir, a las 5.30, hacia el aeropuerto. “He tenido que dejar cosas, porque no me entraban. A la ida, llevaba los chalecos salvavidas y el material de agua guardados dentro de la piragua, pero es que al acabar la prueba no tuve ni tiempo ni para recoger bien mis cosas. Ahí se han quedado”. ¿Solo el material de agua? “Bueno, también las zapatillas que nos dieron para andar por ahí”, admite entre risas.

La palista se ve en Río, pero pide tendrá que luchar por el puesto con el resto de chicas: "Es una lucha bonita, que nos hace crecer"

Después de cinco días intensos de competición, de una vuelta muy cansada con escala en Madrid, Chourraut se oye relajada al otro lado del teléfono. Transmite más tranquilidad de lo que ya de por sí suele ser habitual en ella. Quiere disfrutar de los Juegos… por la televisión. Aunque sin bajar la guardia. Mañana volverá a La Seu, donde vive y se entrena, para prepararse para el Campeonato de España del próximo fin de semana, que pondrá punto y final a la temporada. ¿Y Río, se ve en los Juegos dentro de cuatro años? “Sí”, responde tajante, y matiza: “Pero hay que disputárselo con el resto de chicas, es una lucha muy bonita, que nos hace crecer”.

Para eso quedan cuatro años. Ahora lo suyo serán unas vacaciones, “muy merecidas”: “Creo que después de este ciclo olímpico me las merezco”. Un descanso a camino entre La Seu y Euskadi, quizás para darse el ya famoso homenaje en el restaurante de Martin Berasategui. Para hacer un poco de bici también. Y para remar… ¿Remar? “Sí, claro, no sé dejar la piragua ni en vacaciones”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información