Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Lo he festejado con la finalista”

La primera medallista española, oro en yudo, cena a los 20 años con su última rival

Miriam Blasco, emocionada en el podio. Ampliar foto
Miriam Blasco, emocionada en el podio.

Solo le valía el oro porque así se recordaría más a su entrenador, Sergio Cardell, muerto en la carretera semanas antes en un accidente de moto. Miriam Blasco (Valladolid, 1963) cambió de táctica en la final de los 57 kilos ante una yudoca contra quien perdió en un Europeo anterior, la inglesa Nicola Fairbrother. Cuenta que aguantó el yuko con el que ganaría en los 30 segundos más largos de su vida. De los que, de poder, habría escapado corriendo. Se quedó para convertirse en la primera medallista española de la historia. Oro.

Pregunta. ¿Era la favorita?

Respuesta. Recuerdo a mi entrenador decir que no tenía que haber sido campeona del mundo. Me convertí en el enemigo: todas te estudian y conocen.

P. Y sigue yendo a los Juegos.

R. En Atlanta gané dos bronces como entrenadora de Isabel Fernández y Yolanda Soler. Estos son los cuartos en los que comento para TVE. Es bonito ver los distintos puntos de vista.

P. Se metió a política.

R. Fui senadora del Partido Popular por Alicante desde el 2000 hasta el año pasado, cuando fui elegida diputada, y soy la portavoz popular en la Comisión de Educación y Deporte. Tengo que seguir luchando.

P. Dicen los medallistas que el éxito de Barcelona fue por la mejora que supuso el plan ADO.

R. El ADO sigue funcionando, aunque se haya reducido la cuantía. Tendrá que verse hasta dónde se puede sostener.

P. ¿Qué queda de aquella campeona de 28 años?

Los calcetines de la suerte desaparecieron al borde del tatami en otra competición

R. Poco, en los vídeos creo que sale mi hermana pequeña, pero aún me asoman lágrimas.

P. ¿Celebra los 31 de julio?

R. Este año hicimos una fiesta y cené con Fairbrother, la yudoca a la que vencí en aquel combate, y que comenta el yudo en la BBC. Una cena olímpica.

P. ¿Qué conserva?

R. El oro está por ahora en un museo; guardo el cinturón, que era de mi técnico. Los calcetines de la suerte desaparecieron al borde del tatami en otro torneo.

P. ¿Sigue haciendo deporte?

R. Estoy enganchada. Practico pádel, snowboard, corro...

P. ¿Pisa algún tatami?

R. Doy clases los viernes en el club Miriam Blasco, en Alicante.

P. ¿Dónde está ahora?

R. A punto de ver a las españolas de voley playa en Londres.

P. ¿Aquel oro, qué cambió?

R. Me abrió unas puertas que no cerraron, debo hacerlo bien. En yudo fui campeona olímpica, europea y mundial, había que cerrarla. Ahora llevo tres legislaturas, y tras esta cierro la puerta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información