Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lotus volverá a ganar

Kimi Raikkonen en su Lotus durante el Gran Premio de Hungría Ampliar foto
Kimi Raikkonen en su Lotus durante el Gran Premio de Hungría Getty Images

Hace algunos años que conozco la actual escudería Lotus. Estuve con ellos de coordinador general en el equipo Benetton, cuando Michael Schumacher ganó sus dos primeros títulos mundiales (1994 y 1995), y dejé muchos amigos que todavía siguen trabajando allí.

Han cambiado los nombres, ha pasado la etapa en la que Renault quiso involucrarse oficialmente como escudería en el Campeonato del Mundo y ha llegado el momento de recuperar el histórico nombre de Lotus. Pero eso es lo menos importante.

Lo que realmente cuenta en esta firma es que siempre ha mantenido una estructura competitiva y que ha habido pocos cambios en el personal, solo los necesarios. Eso les ha dado una estabilidad que la mayoría no han tenido. Su equipo es impecable y sólido.

Raikkonen y Grosjean acreditan el crecimiento de la que fuera escudería Renault

Ya demostraron en el pasado que saben hacer un coche ganador. Lo hicimos con Schumacher y volvieron a hacerlo con Fernando Alonso en una etapa mucho más reciente (2005 y 2006). Después atravesaron momentos difíciles por un error en el túnel de viento y acabaron provocando la marcha de Renault y la venta del equipo a los actuales propietarios, Genii Capital Investment. Hasta convertirse finalmente en la escudería Lotus.

A pesar de los cambios en la propiedad, la estructura no se ha resentido. Las inversiones han permitido al equipo mantenerse al máximo nivel de competitividad con la compra del Computer Fluid Dynamics, un complemento perfecto para el túnel del viento, y la incorporación y la promoción de técnicos de gran nivel.

Eric Boullier, el director de la escudería, y James Allison, el director técnico y el jefe de aerodinámica, están realizando un trabajo extraordinario y han recuperado el orgullo del equipo. Vuelven a sentirse ganadores.

Lotus tiene un gran coche, más rápido que los McLaren, como se demostró en algunos lances de la carrera

En Hungaroring, habrían ganado su primera carrera desde que Alonso se impuso en Japón en 2008 de no ser porque tuvieron enfrente al mejor Hamilton. Raikkonen realizó una remontada espectacular que le permitió superar incluso a su compañero Grosjean, con quien compartió el podio.

Por fin volvió a verse al Raikkonen agresivo, motivado, el que fue campeón del mundo en 2007, en su primer año en Ferrari. Un Raikkonen mucho más cerebral que antes, capaz incluso de cuidar los neumáticos y de conservarlos hasta el final porque la carrera lo exigía.

Lotus tiene un gran coche, más rápido que los McLaren, tal y como se demostró en algunos lances de la carrera. Y cuenta también con dos pilotos de un altísimo nivel. Por tanto, no tengo ninguna duda de que volverán a ganar.

Habrá circuitos, como el de Hungaroring, en los que el coche pueda mostrar mejor sus prestaciones: mucha tracción, carga aerodinámica y buena frenada. En otros sufrirán más.

La competencia es grande en esta fase del campeonato con Ferrari, Red Bull y McLaren luchando por el título. Pero Lotus estará ahí, junto a ellos, arañando alguna victoria y siendo juez y parte en el desarrollo de la competición.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.