Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El contraanálisis inculpa a Schleck

La segunda prueba, en la que el ciclista estuvo presente, sigue presentando trazas de un diurético ● "No hice nada erróneo. Continuaré intentando averiguar cómo llegó la sustancia a mi cuerpo", se defiende Frank

Frank Schleck disputó el Tour hasta su positivo por un diurético Ampliar foto
Frank Schleck disputó el Tour hasta su positivo por un diurético AFP

Frank Schleck ha estado presente hoy en el contraanálisis de la prueba de orina que le inculpó de dopaje el pasado 14 de julio y que le obligó a dejar el Tour de Francia. El ciclista luxemburgués, que desde entonces ha defendido su inocencia, ha visto cómo su muestra de orina daba positivo por trazas de un diurético, la Xipamida.

Schleck pidió rápidamente un segundo análisis porque negaba –y sigue negando- categóricamente haberse dopado. Su única explicación hasta ahora ha sido la de un “envenenamiento”. Hoy, tras presenciar la prueba, persiste: "El resultado del contraanálisis ha sido positivo, pero para mí no cambia nada: sé que no hice nada erróneo", aseguró en un comunicado. "Continuaré con mi búsqueda de averiguar cómo llegó la sustancia pudo entrar en mi cuerpo", añadió.

"En este momento estamos analizando minuto a minuto lo que exactamente he hecho, lo que comí, bebí, en estos días antes del control del 14 de julio, qué materiales estuvieron en contacto conmigo, así como los suplementos nutricionales que yo tomé", dijo el ciclista de Radio Shack-Nissan. "Yo no tomé nada, supongo que debe habérmelo dado alguien, o podría haber ocurrido a través de una contaminación accidental, o podría haberlo causado algo que no sé que es, ya que estamos llevando a cabo algunos análisis", insistió.

El mayor de los Schleck ha pedido nuevos análisis, cuyos resultados tardarán aún unos días en llegar. La sanción por este positivo podría ascender hasta a dos años de suspensión, si no es capaz de demostrar el origen de este diurético en su organismo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.