Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ganamos como un equipo”

Cristiano, que suma ocho de los 20 remates de su equipo, elogia el juego colectivo

Cech sale a despejar un balón y choca con su compañero Kadlec, ante Cristiano.
Cech sale a despejar un balón y choca con su compañero Kadlec, ante Cristiano. REUTERS

Cristiano se ha erigido en esta Eurocopa en un rematador a granel. Es directo, busca la portería rival, remata a discreción, como ningún otro. Contra la pobladísima defensa checa, acertó a encontrar huecos y disparó de todas las maneras posibles. Dos veces a los palos, y suma ya cuatro. No paró hasta que la desesperación empezaba a cundir en el juego de su equipo. Quedaban poco más de 10 minutos. Y por fin, le llegó un espléndido centro de Moutinho desde la derecha. Cristiano se adelantó a Gebre Selassie, estacionado cerca del punto de penalti, y conectó un cabezazo inapelable. El remate premió su constancia, la de su equipo, que acumuló hasta 20 remates. Ocho fueron de CR, un ciclón de principio a fin. “Ha sido el triunfo del equipo. Hemos ganado por la unión dentro del campo”, explicó Cristiano, el gran protagonista. “Hemos jugado un partido muy sólido, con muchas ocasiones. La República Checa no ha tenido ninguna clara. Ahora esperamos a un gran equipo en semifinales”, añadió el portugués. Su compañero Pepe se rindió a su rendimiento: “Cristiano es nuestro líder. Es el mejor del mundo. En los momentos decisivos del partido ha aparecido”.

No pudieron siquiera soñar los checos con tomarse la revancha de su eliminación hace cuatro años Austria

CR absorbió la mayor cuota de protagonismo del equipo que capitanea y al que dota de la pegada que tantas veces se echó de menos en Portugal. No le faltó pólvora, desde luego. Y hasta el minuto 79 en el que por fin cantó gol, lo único que le sobró fueron los palos y Cech. El duelo se adivinaba como un pulso entre el rematador portugués y el guardameta checo. Se cumplió el guion. Ronaldo atacó desde todos los ángulos posibles. La defensa checa no encontró manera de neutralizarle. No pudieron siquiera soñar los checos con tomarse la revancha de su eliminación hace cuatro años Austria, decidida también en un partido que perdieron por 3-1 ante Portugal.

Tras dos primeros partidos grises, Cristiano ha brillado en las dos últimas citas, en las que suma tres goles. A sus 27 años, el delantero de Funchal empieza a entrar en los anales del fútbol luso. El mismo día que igualaba las 94 internacionalidades de un histórico como Rui Costa, aunque todavía lejos de las 127 de Figo y de las 110 de Fernando Couto, CR igualó también a Nuno Gomes como máximo artillero de su país en una Eurocopa. Ahora suma tres dianas en Polonia y Ucrania, igual que el alemán Mario Gómez (con un partido menos) y que el ruso Dzagoez y el croata Mandzukic, ya eliminados. Y acelera hacia uno de sus grandes objetivos, el Balón de Oro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información