Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mago de La Roja

Silva es capital por su capacidad para encontrar espacios y su continuo movimiento

David Silva, durante el entrenamiento de ayer. Ampliar foto
David Silva, durante el entrenamiento de ayer.

Su abuela le recuerda jugando ante la puerta de su casa, en el puerto de Arguineguín (Gran Canaria), pateando papas si no tenía un balón. De eso ha pasado mucho tiempo, pero cada verano, cuando vuelve, David Silva se reencuentra con el pueblo que dejó atrás cuando tenía 14 años y el Valencia se lo llevó a la escuela de Mestalla. Jugador hecho y sutil, a veces huraño, la madurez futbolística del canario es evidente a los ojos de Del Bosque. “Tengo máxima confianza en David Silva”, advirtió ayer el seleccionador, convencido como está de que el del Manchester City contagia estilo a la selección por combinativo, por estar en constante movimiento. También porque resulta desequilibrante como pocos. Ya sea en el carrusel de toques o por su llegada, el canario tiene un sitio en el equipo para tratar de romper la muralla verde que anunció ayer Giovanni Trapattoni, el seleccionador de Irlanda.

Suele decir Del Bosque que Silva es el Messi de La Roja. Seguramente, por su facilidad para aparecer por cualquier sitio antes que por sus goles por mucho que desde que el salmantino asumió el cargo es, después de Villa, el segundo realizador del equipo, con 13 tantos, uno más que Xabi Alonso, que ha transformado cuatro penaltis.

A diferencia de lo que pasó en Sudáfrica, cuando fue titular ante Suiza, fue sustituido a los 62 minutos y no volvió a aparecer hasta los últimos cuatro minutos del duelo con Alemania, ya en las semifinales, no parece que esta vez el de Arguineguín vaya a desaparecer del equipo contra Irlanda. Piensa en él Del Bosque para que encuentre camino llegando desde la banda derecha, entre Ward, presumible lateral izquierdo de la selección irlandesa, y St. Ledger, el central zurdo. En pleno debate sobre la figura del nueve en la selección española, Del Bosque cuenta con él para llegar desde la banda derecha con más apoyo de los laterales.

“Silva puede jugar en cualquier posición”, ha dicho Roberto Mancini, su entrenador en la Premier, que le ha llegado a usar incluso atacando por la banda izquierda en el City. “Siempre he jugado con un delantero arriba o con dos, yo soy más centrocampista”, dice él, que se ve cómodo en esas funciones. “He tenido la suerte de hacer goles, aunque lo mío es asistir al delantero. Pero, allí donde me ponga el míster, lo intentaré hacer lo mejor posible”, asegura el canario, que no duda: “Cuando juegas en la selección, que tiene un estilo más definido, disfrutas mucho”.

Es como Merlín. Descubre cosas donde los demás no vemos nada”, dicen en el City

También lo ve así Cesc, que, en relación a cómo juega el Barcelona, explica: “Aquí hay jugadores distintos y matices diferentes. Tenemos mucha más movilidad con Andrés [Iniesta], David [Silva] y yo moviéndonos libremente por la delantera. Mi club es más de extremos, más abiertos de posición”.

David Platt, ayudante de Mancini en el City, analiza a Silva: “Sus movimientos son sobresalientes”. “Descubre cosas donde los demás no vemos nada. Por eso le llamamos Merlín”, explica Micah Richards, compañero suyo en los blues de Manchester. “Es muy combinativo, muy estilo Barça”, le señala Xavi.

Uno de los mejores partidos del mago canario con la selección remite a la visita de Escocia a Alicante, una selección muy parecida a la irlandesa por conceptos. Esa noche, en el partido que cerró la fase de clasificación para la presente Eurocopa, España jugó sin Xabi Alonso. Así que Busquets cubrió las espaldas él solito a Xavi, Cazorla, Pedro, Villa y Silva. Le ganó España a Escocia la pelota, el campo y el remate usando la cabeza para pensar, no para llegar al remate entre los fornidos centrales escoceses. Sin un nueve grande, el carrusel de pases lo culminó el canario con dos goles y una asistencia para que Villa llegara a los 50 tantos con La Roja. “Fue un buen partido, jugamos bien y tuve suerte cara al gol”, admite, aunque no le sirva la comparación al pensar en un rival al que conoce bien y del que destacó especialmente a Robbie Keane: “Es un veterano que siempre está rondando el gol, pero tienen varios jugadores rápidos en el ataque. Deberemos estar pendientes de ellos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.