Sin tregua para el campeón

España, con la duda del ariete, se estrena ante la renovada Italia, a la que nunca ha marcado en una Eurocopa

Los jugadores españoles, durante el entrenamiento.
Los jugadores españoles, durante el entrenamiento.Alejandro Ruesga

No hay tregua para el campeón en su asalto a una histórica triple corona. De entrada, un hueso, Italia, la tremendista Italia, una selección que con más o menos prejuicios represivos compite como pocas. Muchos rivales puedan dar fe, entre ellos la propia España, que, con el balón en rodaje, sin penaltis, nunca ha ganado un partido oficial a los italianos en Mundiales y Eurocopas. “Italia es un equipazo”, subrayó ayer Iker Casillas. Le secundo Silva: “Siempre pone las cosas difíciles”. Y concluyó Vicente del Bosque: “Italia ha cambiado de nombres y de idea, no es pasado, es presente”.

Los datos de la previa
Los datos de la previa

Hace bien España en mostrarse cautelosa. En una Eurocopa, en tres enfrentamientos, ni un gol hispano, incluida la prórroga de los cuartos de final de Viena 2008, cinco horas sin hacer diana ante la Azzurra. Y es precisamente el gol lo que más pueda inquietar al equipo de Del Bosque, que sin Villa, máximo goleador español en Mundiales y Eurocopas, se debate entre Negredo y Fernando Torres. “Ya no tengo dudas; las he tenido, porque solo los dogmáticos no dudan”, apuntó ayer el seleccionador, que aseguró no haber desvelado aún el misterio a los jugadores. La baja de Puyol, por significativa que resulte, no ha creado tantas incertidumbres, y Ramos y Piqué escoltarán a Casillas con Arbeloa y Jordi Alba por los costados. Si el gol es la preocupación máxima de todos los aspirantes —bien que lo padeció ayer Holanda—, España ya sabe lo que es levantar una Copa del Mundo con tan solo ocho tantos en cuatro partidos. Es un equipo que llega al punto final a partir de una elevada producción de juego, de su mimo con la pelota. El sistema no ha variado y la España que despegó hasta el infinito en Viena 2008 ante Italia, cuando se sacudió todos sus fantasmas en la tanda de penaltis, y se consagró en Sudáfrica mantiene su fe ciega en el modelo que la encumbró. El molde lo ponen futbolistas como Alonso, Busquets, Xavi, Iniesta, Cesc, Mata, Cazorla, Silva... “En el fútbol, normalmente, gana el más fuerte y España lo es”, concedió Buffon, el experto guardameta italiano, que, por “fuerte” seguro que no quiso referirse a la musculatura española, sino a su fútbol.

En el seno del grupo de Del Bosque parece haberse recuperado el espíritu de Sudáfrica. Tras los piques Barça-Madrid, la situación se ha restablecido

Pese a los augurios de Del Bosque sobre una mutación del calcio, los ensayos de esta semana de Cesare Prandelli han dejado algunas sombras. El técnico italiano, que desde su llegada al banquillo en agosto de 2010, había iniciado una contrarrevolución, con una apuesta más cercana al formato español que al tradicional resultadismo transalpino, ha practicado con tres defensas y cinco centrocampistas por delante, con prioridad para un destructor como el exazulgrana Motta en detrimento de Montolivo, más ilustrado con la pelota. “Nuestra idea es ir al frente, ser valientes y protagonistas, atacar con cuatro o cinco jugadores, pero siendo conscientes de que debemos replegarnos todos juntos cuando no tengamos el balón”, terció el seleccionador italiano ante las sospechas levantadas en su país. Las aperturistas ideas de Prandelli han encontrado un caladero en muchos sectores del calcio.

En el seno del grupo de Del Bosque parece haberse recuperado el espíritu de Sudáfrica. Tras los piques Barça-Madrid, la situación se ha restablecido. Lo confirmó Casillas: “Si la Eurocopa se hubiera disputado en 2011, la situación hubiera sido problemática; hoy nos reímos del tema”. “El ambiente es bueno, hay más afinidad entre unos grupos u otros, como es normal, pero no hay rivalidad alguna”, matizó el seleccionador salmantino.

En el estadio Arena de Gdansk, escenario hoy del encuentro, aún se levantaba ayer algo de hierba en algunas zonas del campo.

Ahora, por supuesto, el equipo no es ajeno a la crisis verdaderamente angustiosa, la que atraviesa el país. “Nosotros hemos tenido la suerte de poder vivir durante dos campeonatos el éxito rotundo. Sumidos en una crisis brutal en un país en el que cuesta bastante levantar la cabeza, el fútbol es un escape para todos los españoles. Esto no quiere decir que vayamos a tener más presión ni más peso sobre nuestros hombros”, reflexionó Casillas. Y agregó: “Intentaremos hacer la mejor Eurocopa posible y que la gente siga disfrutando de la selección. A ver si seguimos igual, tenemos de nuestro lado el factor suerte y la pelota entra. Lo que es seguro es que compromiso y dedicación vamos a tener todos los jugadores de la selección”.

En el estadio Arena de Gdansk, escenario hoy del encuentro, con capacidad para 40.818 espectadores, aún se levantaba ayer algo de hierba en algunas zonas del campo. Ahí se estrenará el campeón, que por medio de su capitán dejó una buena señal. “Yo, estoy nervioso, como siempre antes de debutar”. Excelente señal. Hay gusanillo, no hay empacho de éxito y el adversario, con cuatro títulos mundiales y uno europeo, le exigirá desde el primer día.

Sobre la firma

José Sámano

Licenciado en Periodismo, se incorporó a EL PAÍS en 1990, diario en el que ha trabajado durante 25 años en la sección de Deportes, de la que es Redactor Jefe en la actualidad. Ha cubierto seis Eurocopas, cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS